martes, 14 de mayo de 2013

Ilusión por el huerto



..."Una larga tira de terreno formaba el huerto, dividido en el centro por un sendero estrecho. Subía un poco; y, arriba del todo, al levantar la cabeza, se divisaban los cuarteles bajos del Mont-Valérien. Unos setos le separaban de otras parcelas; esas paredes de majuelos, muy altas, cercaban el horizonte con una cortina verde; (...) Una gran paz emanaba de esta campiña que no se veía. Entre cuatro setos, a lo largo del huerto, el sol de mayo llevaba un zumbido de insectos, una somnolencia de alumbramiento feliz. Por ciertos crujidos, por ciertos suspiros ligeros, parecía que se oía nacer y crecer las verduras. Cuadrados de espinacas y acedera, filas de rábanos, de nabos, de zanahorias, grandes matas de patatas y de coles, derramaban sus manchas ordenadas, su mantillo negro enverdecido por los penachos de las hojas. Un poco más lejos, las hileras de lechugas, las cebollas, los puerros, los apios, plantados a cordel, parcían soldaditos de plomo desfilando; mientras los guisantes y las judías empezaban a enrollar sus delgados tallos en el bosque de estacas que en junio mudarían en un bosque tupido. No se veía ni una mala hierba. Se asemejaba el huerto a dos alfombras paralelas con dibujos simétricos, verde sobre fondo rojo, que alguien cepillaría cuidadosamente cada mañana. Matas de tomillo ponían franjas grises a cada lado del sendero."...
                                   de  "Le ventre de Paris"   Émile Zola.

                                        Fotos del  huerto-jardín de Inverewe  (Escocia)

Hoy le he dejado la palabra a Zola para evocar cómo podría ser mi huerto soñado
Zola que siempre me ha entusiasmado y cuyo texto recordé al visitar un maravilloso huerto-jardín en Escocia, hace un par de años...

No siembro ni planto tantas cosas, ni es tan espectacular ni tan grande mi huerto como el de mis fotos, ni muchísimo menos, pero me hace ilusión cuando llega esta época del año, tener a punto herramientas varias (palas, azadas, rastrillos, podadoras, hebras de rafia o sus sustitutos de plástico, estacas, riego etc...) para trajinar en mis dos o tres modestos bancales, meter las manos en la tierra, entutorar, pinzar, abonar, regar... en una palabra, cuidar de mis plantitas que, a poco que venga bien el año, nos regalarán sabrosas y sanas hortalizas para ensaladas y pistos y parrilladas y... disfrute de verano.

De momento, el disfrute es trabajoso: el huerto es muy imperativo: "¡Siembra! ¡Protege! ¡Poda! ¡Multiplica! ¡Repica! ¡Riega! ¡Mira el cielo! ¡Mira la luna!" 
Y todo para hoy, porque sientes picores verdes en la punta de los dedos impacientes. 
A veces te olvidas de las heladas tardías y te precipitas o te lo destroza todo el vendaval o bien un granizo imprevisto te mastica las hojas tiernas y las deja hechas un asco... y te coges un berrinche mayúsculo mirando con pesar tu huerto o lo que queda de él...
Pero pensando en el dicho: "Sarna con gusto, no pica."  
pues te emocionas de nuevo, lo arreglas todo y vuelves a estar pendiente del sol y del cielo: vuelves a ilusionarte... 

Soy así: me emociono con mi mini-huerto, con las manos en la tierra, con las conversaciones que mantengo con mis plantitas (quien me conoce se ríe de mis pláticas que tienen fama por sonadas y recurrentes, con los tomates a veces o con las calabazas otras) ... me emociono... aunque a veces mis lumbares crujan y protesten.

Soy así: me gusta ilusionarme, entregarme a mis ilusiones, levantar la cabeza mirando el cielo con esperanza... aunque a veces se ponga negro de tormenta o sin una promesa de agua.

Pompita con agua de la manguera. 



29 comentarios:

  1. Qué bien te entiendo. Aunque en mi huerto sí hay malas hierbas y no se parece en nada a ese bien limpio y organizado. Soy un desastre, aunque tengo la suerte de tener una tierra excelente y un abono del Cuco que lo hace todo más fácil.
    Y mis conversaciones con las plantas también son sonadas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Mariajesús, tu huerto para NADA es un desastre: lo tienes bien guapo con "malas hierbas" incluídas (llevo unas temporadas babeando viéndolo y viendo como lo llevas a la mesa con tus comidas de los domingos ... y de toda la semana me imagino).
      Bien es cierto que lo tienes más facíl que yo con tu tierra, tu clima y la ayuda doble de Cuco :)
      Lo mío no son más que un pequeño bancal de fresas y otro par de bancales más grandes donde cultivo sólo cosas de verano. Pero creo que disfrutamos igualmente tú y yo con las manos en la tierra.
      El huerto de mis fotos es trampa: es inmenso y con plantas de toda clase: una maravilla de visita... pero :D tienen todo un ejercito de jardineros trabajando sin parar: así, cualquiera ;)

      Eliminar
  2. Leyendo tu entrada de hoy me he acordaba de ella, de mariajesús, vive entregada al campo y se ilusiona con cada cosita que crece. Haces muy bien en ilusionarte porque además tienes motivos, tu huerto es tuyo y lo cuidas con mimo sin duda. Además como eres una pompita, agua no va a faltar aunque sea gota a gota.

    Besicos de martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Pues sí, Ana, tienes toda la razón del mundo. Es emocionante ver crecer algo que has sembrado y plantado... imagínate: a mis plantas las llamo "mis niñas" :D y no paso un día sin darme una vuelta para charlar con ellas. (Un día, mi vecina de al lado creía que hablaba con ella y tuve que confesar que no... y se río un rato... :D )
      No creo que este año tengamos restricciones de agua: ¡¡ la que está cayendo ahora!! Y también cayó granizo esta tarde.

      Eliminar
  3. Precioso post.
    Quien no ha tenido un huerto de niño le falta un cachito de vida por vivir.
    Era de mi abuelo, y lo cuidaba como el gran amor que era, en directa competición con mi abuela. Cómo presumía de sus tomates, de sus calabacines, de sus pimientos... de sus alcachofas. Un día le pregunté por ellas y me dijo: "en realidad, la alcachofa es el capullo de una flor", y le rogué que dejara una abrirse, que no la recolectara hasta que estuviera en su esplendor. Menuda decepción de flor fea, toda verde, grandota y lilácea, jajajaaa.
    ,,, Y robarle las patatas, desenterrándolas en julio CUANDO DEBÍAN ESPERAR A SEPTIEMBRE. Ah, menudos berrinches pillaba.

    Me has llenado de recuerdos, Fram, gracias.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Elena, estoy de acuerdo: disfrutar del contacto con la tierra en la niñez aporta algo profundo: debería ser una asignatura obligada ( quizá lo sea... se lo preguntaremos a MaríaJesús...) en todos los colegios tanto por los conocimientos que da como por fomentar el respeto por la naturaleza... y el trabajo ajeno :D Me imagino el cabreo del abuelo :D :D
      Mi hermano el pequeño cortaba las flores de las fresas para poner a la foto de mi abuelo que acababa de morir... evidentemente no se le regañó pero a raíz de esto, mis padres nos dejaron un trocito de jardín para nuestros experimentos. Y seguimos los tres hermanos con la afición. ;)
      Sí... la flor de la alcachofa está más guapa en el plato que en un jarrón ;)

      Eliminar
  4. No sabes la envidia que me da tu pequeño huerto. Seguramente no lo tendré nunca, pero me encantaría tenerlo. Hoy mismo he estado hablando con una compañera de trabajo del no sabor de los tomates y recordando con auténtica nostalgia los del huerto de mi tío, ¡era buenísimos! nada que ver con estos de las fruterías tan rojitos y tan iguales y tan duros y tan insípidos.
    Se que es mucho trabajo pero ahora mismo lo cambiaría por el que tengo. Trabajar con las manos en la tierra, mirando el sol y la luna ¡qué placer! A todo esto no tengo ni idea de como se trabaja un huerto, lo más que he hecho ha sido regar el de mi tío, pero entusiasmo no iba a gfaltarme y daría por bien empleado el tiempo de aprendizaje si al final consiguiera comerme una ensalada como es debido.
    Qué maravilla debe ser recoger sus frutos ¿verdad?

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ;) Jara,con una terraza y un par de tiestos de aromáticas empecé yo cuando vivía en piso.
      Y además los tomates son las cosas más agradecidas del mundo hasta en tiesto. (maceto-huerto lo llaman ;) ) Salvo si te olvidas de regarlas, dispones de ensaladitas muuuuuuy sabrosas.
      Y luego te lías, te lías y pones pimientos y rábanos y zanahorias ... y llega un momento en que vas quitando flores para poner también pepinos y lechuguitas :D:D

      Eliminar
  5. Invitación - E
    Soy brasileño.
    Pasei acá leendo , y visitando su blog.
    También tengo un, sólo que mucho más simple.
    Estoy invitando a visitarme, y si es posible seguir juntos por ellos y con ellos. Siempre me gustó escribir, exponer y compartir mis ideas con las personas, independientemente de su clase Social, Creed Religiosa, Orientación Sexual, o la Etnicidad.
    A mí, lo que es nuestro interés el intercambio de ideas, y, pensamientos.
    Estoy ahí en mi Simpleton espacio, esperando.
    Y yo ya estoy siguiendo tu blog.
    Fortaleza, la Paz, Amistad y felicidad
    para ti, un abrazo desde Brasil.
    www.josemariacosta.com


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita, JoséMaría. Cultivarás cosas exóticas para nosotros imagino. Ya iré a tomar apuntes. :)

      Eliminar
  6. ;)) Me da que me recuerdas mis tejemanejes con el jardín que tenemos en la casa donde nos mudaremos, Dios mediante, en cuanto los chicos tengan el permiso de conducir.

    Te cuento, me encanta el jardín japonés pero Jordi me dice -tiene razón- que no es un clima que ponga fácil su mantenimiento. Sin embargo...los jardines con desniveles, elementos acuáticos y algunos farolillos...¡¡Me encantan!! -Me da que acabaré convenciéndolo...jaja.

    Me encanta el contacto con la tierra y su perfume cuando está mojada...Tu entrada es muy evocadora. Referido al arte de ver crecer de la tierra el fruto de tus manos..."C´est en forgeant qu´on devient forgeron"...;))

    Me da que llevas razón, Framboise: "Le monde a la beauté du regard qu´on y pose"...;)))

    -Muchas gracias...;P
    B7s

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Mari, son bien bonitos los jardines japoneses pero... no sé, no sé... soy más partidaria de hacer un jardín como una prolongación de la naturaleza que te rodea. Yo cometí varios errores al respeto y me pesa tener plantas que no son de aquí, tanto por el trabajo que dan como por lo difícil que les resulta a ellas aclimatarse. Si lo volviese a hacer, me limitaría a lo que de verdad podría crecer sin mi intervención... exceptuando el huerto: tus propias hortalizas tienen un sabor.... ;) y las manos en la tierra dan mucha paz.
      Sí, Duteil tiene razón: "El mundo tiene la belleza de la mirada que en él posamos"... siempre que nos empeñemos en cambiar de gafas. A veces cuesta...
      Gracias a ti. B7sss

      Eliminar
  7. Me emociona vuestra solícita atención para la naturaleza, aunque alguien me dijo hace mucho que yo no ten go buena mano para las plantas.
    Planté mi albor y con eso creo haber cumplido.
    Porf ello no dejo de admiraros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :D JuanL, no todo el mundo tiene "manos verdes": cada uno cultiva su parcela y en la tuya florecen palabras buen bonitas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. La verdad es que a ratos, me da envidia poder tener un espacio pequeñito para cultivar y, sobre todo, para relajaros
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Si cerca de tu biblioteca tienes un jardín, no te faltará nada" dijo Cicerón.
      Pero a falta de jardín, pueden ser unos tiestos ¿no? ;) ya que libros tienes un montón :))
      Sí, relaja... pero también cansa :D
      Besos y sonrisa.

      Eliminar
  9. jeje...y mira que se lo digo, "esas plantas no le peeeeeeeeegan, que noooooo", jajajajaja

    Y luego, sepas una cosa, FRAM!!, como este post tuyo sirva de precedente y además sea imprimido e incluso plastificado para uso de intemperie...colgado en la la casita de las herramientas y marcado con fosforito...PARA, para ANIMARME a que pille el azadón y demás útiles de labranza (en lugar de permitir mi MERECIDO RELAX bajo el nogal o la higuera)...TE ACUERDAS!!!!!!!, es que TE ACUERDAAAAS!!!!!!!, jajajajaja...

    Un besazo

    ResponderEliminar
  10. :D Oiga, sir Valaf, a mí, no me meta en sus divergencias huertiles con su esposa :D
    Mi marido disfruta de su merecido relax en la tumbona (cerca del olivo porque la higuera es muy pequeña todavía jaja) y hace aaañooos que no se acerca a una azada (y más le vale: mi huerto es mío y sólo mío... bueno, salvo a la hora de zamparse los tomates jaja)
    Cada uno que disfrute a su manera. :)

    Besotes

    ResponderEliminar
  11. Para los que vivimos en un entorno urbano, cualquier huerto es un sueño. Algún día dejará de serlo. Que disfrutes del tuyo muchos años.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Pues, mi querida hortelana, es bueno emocionarse.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. :) Ignacio, yo cumplí mi sueño de huerto pasados los 40 ;) pero desde entonces lo disfruto (y padezco también, todo hay que decirlo) a tope. Gracias por tus buenos deseos.
    Y si de verdad lo quieres, lo tendrás... algún día. ¿maceto-huerto no haces?...
    Besos.

    :) Querido señor del castillo, este "disfrute verde" es para mí de lo mejor para sentirme bien. Me mancha las manos y me oxigena el cerebro a la vez.
    Un abrazo, tetealca. :)


    ResponderEliminar
  14. Pues entonces ya me toca...que yo pasé de los 40 hace ya cuatro años.
    Y si, de momento me conformo con el maceto-huerto, aunque eso es a un huerto lo que una partida de futbolín a un partido de fútbol. :DD

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...Es que eres muy joven todavía ;) ¡que lo pases bien con el futbolín!

      Besos

      Eliminar
    2. Pues igual de joven que tú cuando, según dices, conseguiste tu huerto; de ahí el comentario. ;)

      Besos hortelanos. :)

      Eliminar
  15. Me gustaría ver una foto de tu huerto. NO tendrá tanto que envidiar a las fotos del huerto-jardin de Inverewe (Escocia). Solo tengo unas cuantas plantas de tomates y algunas matas de pimientos jaja, por tanto, tu huerto será tan hermoso como el de mi madre, por ejemplo, que está tan bien cuidado y tan repleto de plantas que siempre es muy grato contemplarlo.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Jajaja Pues mi huerto es MUY distinto al de Inverewe, mucho más pequeño y con menos plantas. Y si te digo que este año todavía NO he plantado NADA... :( con este frío tengo todavía todo en el invernadero... a ver si llega algo de calorcito porque sino me veo empezando a recolectar en octubre.
    Si sale como siempre, pondré fotos ;)

    Otro abrazo cálido para empezar el lunes ;)

    ResponderEliminar
  17. ¡Cuánto tiempo sin leer ni un renglón de Zola! En mis años de estudiante, con la dictadura sobre los hombros, su lectura estuvo casi prohibida.
    A mí me encanta tu huerto, el año pasado fue muy agradecido, se portó fantásticamente, mantuviste a raya a los vientos, el granizo y los aguaceros.
    Hace años yo también tuve uno. Recuerdo cómo me sorprendió el sabor delicioso de la primera zanahoria que recolecté. Ahora me gustaría encontrar un cuadradito donde plantar alguna cosilla y disfrutar viéndola crecer.
    Besos huertanos
    Viento de lebeche

    ResponderEliminar
  18. Para mí, Zola no tiene desperdicio ;)
    ¡¡Ay!! mi huerto... a ver lo que pasa este año con este tiempo tan loco :(
    Es cierto que ahora tu jardín con tantas flores... y tantos viajes a otra huerta, no tiene ni un rincón para nada. jaja Pero siempre puedes contar con el mío en septiembre ;)
    Besossss

    ResponderEliminar
  19. ¿En septiembre? ¡Fenomenal! Hablaremos.

    Besos hertanos.

    Viento de lebeche

    ResponderEliminar