martes, 29 de julio de 2014

Chupito de limoncello



Tengo que reconocer que a mí, el limón me gusta bajo todos sus aspectos. Es precioso en el árbol, es de tacto agradable, perfumando las manos sólo con acariciarlo. Es muy sabroso, fresco, oloroso, con su puntito de acidez y es de uso muy versátil en la cocina y fuera de ella.
Un chorrito transforma en el más sano de los refrescos un simple vaso de agua con gas o sin.
Unas gominolas de limón dejan un aliento agradable.
Imprescindible su zumo para aliñar un buen taboulé.
Limones confitados en sal compré en mi último viaje a Marruecos: cortado en cubitos es ideal para las ensaladas de verano y se conserva estupendamente en la nevera.
Zumo de limón con miel para el picor de garganta en invierno.
O un limón exprimido sin nada más para asentar el estómago es mano de santo para mí.
También la mermelada de limón es de mis preferidas a la hora del desayuno. Y si es Mi mermelada casera, es el no-va-más. (modestia aparte, jeje)

Hace poco vi en cierta Taberna  unas recetas caseras para sangría donde se echaba hasta limoncello.
Yo prefiero el limoncello sin nada más. Gustos... ya se sabe.
Y de la misma forma que existen tropecientas recetas de sangría casera, al limoncello casero, le pasa igual.
Y yo tengo la mía: una receta regalada  por una hacendosa "mamma siciliana" hace unos años, receta muy casera, sencillísima y varias veces experimentada. Una receta de confianza, vamos.
Así que hoy toca hacer limoncello y prolongar el embrujo de los atardeceres de la Campania, su zona natal que se disputa el invento con Sicilia donde abundan los limoneros también.
Sea de dónde sea, es una gozada el resultado.

Y si nos ponemos algo de música ambiental, mejor ¿verdad?
https://www.youtube.com/watch?v=QNwC8eZ7brE

Seguro que algo de su alegría pasará al resultado de

                                                           la RECETA:

Necesitaremos:

1L de agua (mejor filtrada)
1L de alcohol blanco para fruta
1kg de azúcar
1kg de limones (sin tratar y mejor de una clase dulce como los sicilianos)
Se utiliza sólo la piel de los limones que se pelan con el pelador de verduras y con mucho mimo, cuidando el no coger más que la parte amarilla (la piel blanca interna le daría este sabor agrio y el aspecto turbio de ciertos limoncellos comprados y no es lo que queremos sino su acidez refrescante y transparente.)



Se ponen estas peladuras a macerar en el alcohol, 
en un recipiente hermético.

Y a las pocas horas, ya ha adquirido un leve color.

Y ¿qué hacemos con los limones?...
Yo suelo utilizar los limones pelados para hacer una limonada para los abstemios y/o los niños de la casa.
Se puede hacer también otra receta siciliana muy muy muy popular:
un sorbete fino llamado "granita" allí (o granizado aquí) que no es en realidad otra cosa que hielo picado muy fino, zumo de limón y algo de azúcar para los que quieren: es de lo más refrescante.


Pero como a principios de julio las temperaturas no incitaban mucho a tomarse una "granita", hice otra cosa con el zumo (un experimento de los míos... ya os contaré otro día.)
(Ahora que lo pienso... el 3 de julio fue el día de la gran granizada en Madrid y otros puntos de España... curioso...)

***********************************
Sigo con el limoncello:
Al cabo de unas tres semanas más o menos, en la tranquila sombra de la despensa se ha producido el milagro: el alcohol ha adquirido el color del limón y la piel se ha vuelto blanca...


Bonito ¿verdad?...parece un rayo de sol embotellado para alegrar las tardes nubosas...
Pero no es el momento de quedarse embobada admirando: es el momento de hacer un sirope mezclando el azúcar y el agua hervida.
Lo dejo enfriar del todo y una vez frío, le añado la maceración de limón en alcohol, filtrando para quitar las peladuras.
Lo guardo en la despensa unos días más, agitando la botella de vez en cuando (para terminar de diluir el azúcar.)
Y lo paso a unas botellas bonitas (con la vista también se disfruta ¿verdad?)


Se puede consumir de dos formas:
o bien muy frío y servido en unos chupitos puestos previamente en el congelador
o bien a temperatura ambiente; algunos lo preferimos así por ser más intenso su sabor. Y así nos lo obsequiaron Domenica y Giuseppe en nuestra última noche en Tropea (aquí habría que añadir un emoticono de suspiro ;)


Su único inconveniente es que es tan sabroso y perfumado que, aún sin ser adicto a los licores, te puedes emocionar y repetir y repetir... y sin darte cuenta, ponerte a cantar el "O sole mio" al final de la velada. Cosa que está muy bien. O intentarlo, cosa que puede molestar al vecindario.
Esto depende de la voz de cada uno...
 ... y de cuanto amor hayáis dedicado a la elaboración del limoncello.


                                  
                                                        https://www.youtube.com/watch?v=343JnsU7Ej0

Pompita con sabor italiano.

.

21 comentarios:

  1. Tengo que pedirle permiso a la dueña de mi limonero...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues... pidéselo! Y ya verás qué delicia :))

      Eliminar
    2. "Pídeselo"... Y que conste que esta tilde mal colocada no fue por culpa del limoncello :D

      Eliminar
  2. jeje...SE ME OCURRE UNA MALDAD DE POST...pero mejor no, jajajajajaja...

    PERO, la receta la pienso hacer: parece muy sencilla y a mi nena el limoncello le encanta (espero acertar con la concentración del sirope ese puessssssss...tengo la sensación de que ahí reside el truco)

    Un besazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿¿Una maldad??... pos... no veo exactamente a qué te refieres...
      ¡¡Mari!! ¡¡Socorro!! :D:D
      ;) No hay más truco que La Receta. :) Y quien prueba, repite, te lo garantizo. :))

      Eliminar
  3. Uffff que buenooo...Fresquito fresquito que hace calor. Páquí vengo dolorida, pero como reposo no tengo sueño. No se como te habrás enterao que hoy he podido,sin celebración pero cumplir los años, que por poco no lo hago y pierdes una seguidora.Vaya con que somos quintas:)))
    Gracias Fram por tus deseos y tu buena receta!!!!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje... la blogosfera es como un pueblo y nos enteramos de todo :D (te leí en Paradela ;)
      Me alegro de que hayas podido cumplirlos y seguro que en casa lo habeis celebrado no soplando velas quizá (por las costillas) sino con un suspiro de alivio.
      ¡Ánimo y reposo o reposo y ánimo! Y un chupito de limoncello ;)
      Besotes y sonrisa. :)

      Eliminar
  4. Vaya! lo presentas tan claro y con tanta sencillez que casi me atrevo a copiar tu método minucioso y exquisito para tener limoncello en casa. Mi madre tiene varios limoneros, el nuestro enfermó y acabó secándose. Gracias por esta receta tan gustosa.

    un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es sencillísimo, te le garantizo: tal y como lo explico, sin más.
      Y si tienes limonero materno, seguro que os sale de vicio. ¡Atrévete!
      Ya has visto la importancia del "árbol de la ciencia"
      en la Taberna :D:D
      ¡qué suerte de clima que te permite tener limonero! ¡Planta otro! ¡Anímate!
      Una sonrisa... con un chupito :D

      Eliminar
  5. ;))) Framboise...Me da que, como te contaba...¡¡Vamos a tener limoncello para repartir entre toda la familia!!...jaja...;P
    B7s

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja No lo dudo ;) Se le ve entusiasmado con esto de la cocina :D:D
      B7s y siete limones :)))

      Eliminar
  6. QUÉ DICES, NENA!!!!!, si no llega ni a septiembre!!!!, jajajajajajaja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Y luego a cantar todos "O sole mío" jajaja

      Eliminar
  7. Qué buena pinta, me apunto tu receta y lo pruebo proque el limón es uno de mis sabores favoritos. Me has recordado con tu entrada a mi infancia, me llevaban mis padres a casa de unos amigos suyos que tenían un terreno con huerta y, mientras ellos hablaban, yo trepaba al limonero a comer limones subida en el árbol :-)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje Sil,... el árbol de la ciencia :D:D
      (me remito a la explicación del profe-tabernero :D:D)
      Besos y sonrisas :))

      Eliminar
  8. ¡¡Hola Fram!! Por aquí estoy de nuevo, visitando a los amigos e intentando coger de nuevo el pulso a la tarea poquito a poco. Y mira que suerte tengo que me encuentro con un chupito de limoncello dándome la bienvenida ¡me encanta! aunque no sé si me atreveré con la receta me la llevo porque se ve sencillita.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡ Bienvuelta, Jara!!! :)))
      Te veo muy lista ¿eh? :D Me dejas solita pelando limones y apareces justito para brindar :D:D
      Intenta hacerlo y verás. No es nada difícil, en serio. :))
      Besos y un chupito de limoncello.
      PS... (¿qué dices?... ¡¡En Taza, no!! ¡¡Exagerada!! :D )

      Eliminar
  9. Muy buenísima pinta pero sólo diré una cosa...¡¡¡PAPARAJOTE!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :D Yo también seré escueta : ¡sin canela!! :D:D

      Eliminar
  10. Después de haber estado hace poco en la tierra del limoncello tu entrada me resulta más sabrosa y divertida. Pienso hacer licor de limoncello con tu receta, parece facilísimo ¿te guardas algún truquito?
    Yo también utilizo mucho el limón, haciendo honor a mis ascendientes murcianos.
    Otra receta de limón: verter agua templada sobre el zumo de medio limón, y tomarlo en ayunas. Si se quiere aumentar su poder desintoxicante hay que hervir unas rodajas de jengibre durante cinco minutos, dejarlo enfriar y una vez templado añadirle el zumo de limón. Para que haga su función depurativa hay que tomarlo en ayunas, no ingiriendo otro alimento hasta pasada media hora.

    Besos limoncellos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) No me guardo ningun truquito: es así de facilita la receta. :)
      Gracias por la tuya :) la probaré... aunque me temo que me costará esperar esta media hora antes de desayunar...
      Besicos, murcianica.
      Y gracias por las fotos ;)

      Eliminar