martes, 19 de agosto de 2014

En una terraza de verano


- No sé cómo aterricé aquí... Creo que apunté mal la dirección...pero no se está tan mal. Me gusta el ambiente. Y me gusta la música también: tienen buenas chicharras. ¿verdad?
Y ¿tú?... ¿vienes a menudo por aquí?...



- No, es la primera vez. Y entré por la carta. Pero resulta que esta planta tiene un sabor raro. ¿No te parece? Esta comida exótica no me va. No creo que vuelva... ¿Cambiamos de tiesto?... Conozco un sitio tranquilo cerca del olivo, si quieres...



Se entromete el chinche de siempre:


- Es que sois la monda, troncos. Con lo bien que se come fuera, al aire libre: me acabo de dar un banquete de plantones de pimientos que no veas. Jeje. Entre las hormigas y yo, los hemos dejado...
Menuda poda. jejeje

Añaden las trillizas, a coro:
- Sí, no estaban mal... pero preferimos comer en la despensa: es como una cueva de AliBaba: hasta tienen sésamo y todo. Lo malo es que no siempre podemos entrar: se empeñan en vaporizar un ambientador raro que nos hace toser...
Chicos, os dejamos: han preparado fruta en la cocina y esto sí que no nos lo perdemos.


Sigue el chinche de jardín, el más parlanchín:
-Y tú, colirrojo, ¿cómo llegaste al barrio?


-Verás: fue una noche de hace dos años, la de las Perséidas creo y tenía una cita con una lavandera (ya sabes: esto de las estrellas no falla para llevártelas al huerto) Pero no vino... Así que entré en el primer sitio abierto, para matar la noche, bebiendo... La pega es que la camarera se empeñaba en echarme fuera repitiendo:
"¡Ay! Mis cortinas recién lavadas. Mis cortinas... Ya verás como me va a dejar un "recuerdo" en las cortinas".
Más pesada la tía ésa con sus cortinas...

Se carcajea el ratón:

- Hombre, no son tan mala gente: a mí, me han salvado más de una vez de las garras del portero del local. Éste sí que es un mal bicho, el gato negro. Nos tiene enfilados a toda la familia... Y con su carita de no haber roto un plato en su vida, nos hace la vida imposible.

Bosteza la araña, columpiando su delgadez bronceada:


- Pues yo, si puedo, veraneo aquí. Se está más fresquito que fuera.
"Sólo ocupo mi rincón." ¿Sabes? Y me dejan tranquila...
Salvo por los grititos histéricos de vez en cuando "¡Una araña! ¡Una araña!" Ni que fuera yo un monstruo, no te digo...
Y eso que yo me depilo las patas, no como otras.
Tengo una prima en Cuba... *
(Siguen unas anécdotas sobre viajes y costumbres exóticas)

Se hace un silencio. Y pregunta la salamanquesa mirando pensativa a través del cristal de su vaso:


- Hablando de casos curiosos... ¿Sabéis algo de la escolopendra y del alacrán? Hace mucho que no aparecen por aquí...
- Cambiaron de barrio. No les gustaba: ya sabes, demasiada gentuza decían, poco seguridad... Se sentían perseguidos y esas cosas...
- ...Ah... Vaya... A mí me caían bien a pesar de lo ariscos...

En la noche calurosa, las conversaciones languidecen...
Y dice el chinche:
- Bueno, coleguis, haced lo que queráis con vuestro verano. Yo me piro. Me ha entrado un hambre feroz y le he echado el ojo a una terraza cercana: tienen una mata de albahaca que flipas... y se la voy a dejar ¡¡peladaaaaaa!! Jeje...Y creo que me tomaré también un chupito (o dos) de hojas de hierbaluisa (ya sabéis, para hacer la digestión)
¡Chao, peña! 

Todos le despiden riéndose:
- Pero ¡qué chinche eres, tío! Y no piensas más que en comer.
¡Hala! buen provecho y nos vemos mañana. ¡Cuidate!
..................................

Pompita cotilleando conversaciones ajenas en una terraza de verano.

*Araña peluda o Tarántula cubana

.

22 comentarios:

  1. Eres la originalidad en persona Fran, de veras, no me gustan mucho los bichitos pero no he dejado de sonreír todo el rato. Es increíble la ternura que transmiten tus palabras, siempre te lo digo, que leerte me reconforta.
    Me lo pensaré mejor a la hora de gritar cuando vea a alguno de esos bichillos, al fin y al cabo, también tienen que vivir y "vacacionear" en alguna parte :)
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :D No grites cuando los veas: tienen más miedo que tú, pobrecitos :D
      Mis bichos no "vacacionean" en casa: me la prestan :D
      Pero con un poco de respeto mutuo, nos apañamos... Salvo con el chinche de jardín, por su apetito desmesurado, no hay excesivos problemas de convivencia :D
      Besote, bichita. :))

      Eliminar
  2. Ufffff.....Con tanto bichejo p´ahí suelto, me quedo sin tomar el fresco dento de casa con el colirrojo... y si te mancha las cortinas te las lavo... Se ve que les gustó tu casa tenías un regimiento veraneando en ella :))))))))))))
    Muy entretenida la charla y espero que no volvieran ;))
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ;) Vuelven, Laura, vuelven cada temporada para disfrute mío.
      Más de una hora estuve intentando convencer al colirrojo que el bar estaba cerrado y al final le dejé pasar la noche en la barra de cortina y fue muy considerado: mis cortinas no tuvieron "recuerdo" :D:D
      Estaban invitados también los caracoles pero no llegaron a tiempo ;) No recordaban donde habían aparcado tu Vespa :D
      Besosssss

      Eliminar
  3. Rediós!!!!, me ha fulminado blogger mi peaso comment.

    ...pues en eso que iba diciendo que...BUENÍSIMO!!!!, pero sobre todo el trocito del colirrojo, su pretensión de llevarse al huerto a la lavandera y todo amparado en el hechizo de las Perseidas + el consiguiente plantón de la pajarita al pajarraco. Que encima va y se da a la bebida, jajajajajajajajaja...

    Muy, muy bueno!!!

    Un besazo!!!

    Ah!!, decía también que la mantis tiene una pinta de lo más siniestra, ufffffffffffffff...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :D No sé porqué PERO... noto un cierto espíritu gremial masculino hacia el colirrojo y una cierta desconfianza hacia la mantis :D:D tan devota ella :D:D
      A mí, el único que me cae mal es el chinche: me he quedado sin albahaca el año pasado y este año ha peligrado la hierbaluisa :(((
      Besote desde la terraza :)

      Eliminar
  4. Diálogo graciosísimo, con una araña que se depila las patas y un colirrojo muy masculino... Despierta ternura y comprensión hacia los bichitos que nos visitan tan frecuentemente en nuestras casas.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :)) Mira quien ha llegado a la terraza :D mi Vientecillo viajero :))
      Me tendrás que contar cosas de los bichos que te esperan allí donde estás ahora ;)
      ¿Verdad que esta araña aseada no impresiona tanto como las arañas peludas cubanas?
      Y sin embargo, hay quien les tiene pavor.
      Besicos-kisses para ti y también para tus "bichos" particulares.

      Eliminar
    2. Mua, Mua

      Eliminar
  5. ¡Vaya fabuladora estás hecha Fran! ¡Genial el sarao que has montado con los bichitos en terraza y alrededores!
    A mi lo que más me ha gustado es el tono macarrilla del chinche, ¡es que lo flipo, tía! jajajaja.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :D Macarilla el chinche pero molón ¿no? Y ¿qué me dices del tatuaje lobuno que tiene en la espalda? jajaja
      Besos (hoy está fresquita la terraza) :))

      Eliminar

  6. Entré por completo en este cuento veraniego y la sonrisa aún sigue en mi cara, ¡es lindo¡


    Besos mucchos

    tRamos♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Me alegra sacarte una sonrisa con mis bichitos, Tramos. :))
      Muchos :))

      Eliminar
  7. Jaja...Framboise, me da que he recordado, al leerte, fábulas tales como las de Nicóstrato...;)))
    Te cuento que con algunos bichitos de tu fábula...¡¡No puedo con ellos!!...jaja -Aunque todos tengan su función asignada...;)))
    B7s

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :D Mari, no te pases, exagerada :D
      Estas conversaciones entre bichitos no tienen otra intención que la de divertiros. ;)... tendría que haber añadido una moraleja sobre la gula del chinche en vez de hacerle parecer simpático :D
      Creo que todos y cada uno de los animalitos tienen su razón de ser. Aunque, francamente, a las moscas y los mosquitos, no se la veo... ni al alacrán.
      B7S

      Eliminar
  8. que poco me gustan bichoooooos :((( jjj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miguelo... será porque no los conoces bien ;)
      Sin ellos, la Tierra no sería la que es y no podríamos vivir en ella...
      Un abrazo :))

      Eliminar
  9. Que bueno, por favor¡¡que manera de reir.Gracias¡¡¡
    Cuidado con los del marketing antibichos que te cogen el blog para un anuncio.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :D Me alegra sacarte una risa, Amparo :))
      ¿Verdad que son monos mis vecinos?
      Tranquila, ni por todo el oro del mundo les dejaría a los anti-bichos utilizar esta "grillada" mía ;)
      Besos

      Eliminar
  10. Te falta el beso de la avispa :) Ya sabes, llegaron allí antes que tú :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, llegaron antes y seguirán despues. :)
      :D El dulce beso de la avispa: no quedó inmortalizado este momento mágico: el fotógrafo fue muy discreto o se quedó sorprendido de lo bien que nos llevamos entre bichos. :D

      Eliminar