martes, 28 de octubre de 2014

Pensando en Brassens

"Es tan imposible traducir la poesía como es imposible traducir la música."

Esta frase de Voltaire, me la hizo conocer, hace años, un alumno especial.
Especial por muchas razones:
Estaba yo acostumbrada a alumnos de mi edad o menores la mayoría.
Y con él, había algo más de cincuenta años de distancia temporal.
Él, jubilado todavía activo que seguía ayudando a su hija a llevar las riendas del bufete que había iniciado su propio abuelo creo.
Y yo, recién llegada aquí, jovencita, y profesora todavía inexperta.

Y para mí, era especial también por ser un gran admirador de
mi muy admirado Brassens.

Y ese alumno bastante díscolo que, si bien se doblegaba a ratos a los imperativos de la gramática francesa que tenía bastante oxidada, siempre que podía me llevaba por el camino brassensiano.
Y yo... tratándose de Brassens ¡me dejaba!
Las clases eran siempre en francés por supuesto, desde el mismo momento de entrar en ese despacho (olor a cuero y a los libros viejos que lo forraban por tres lados de suelo a techo) hasta la hora de salir a la calle y encontrarme, de repente cegada por el sol, como saliendo de otro mundo, para seguir mi recorrido de alumnos particulares.

Y eran siempre un gustazo de intercambio de conocimientos donde yo, por supuesto, me llevaba la mejor parte, vista la amplitud de su cultura.

Y un día me pidió, nada más empezar la clase, que intentáramos con un poema que Brassens tradujo en canción.
Canción que me confesó le encantaba por la musicalidad de las frases pero que no estaba seguro de comprender del todo.

Aparté los previstos y aburridos ejercicios de subjuntivo y entre los dos, nos salió esto que os traigo como mi homenaje anual a Brassens.
Y homenaje también a Hermenegildo, cuyo apellido he olvidado pero cuyo nombre siempre me viene a la memoria cuando escucho esta pequeña maravilla de poema de Antoine Pol.
Brassens lamentó no haber llegado a conocerlo en persona... como pasa con "Las transeúntes" del poema.


                                                  https://www.youtube.com/watch?v=wCqTuP1JdFo
 
Quiero dedicar este poema
a todas las mujeres que uno quiere
durante algunos instantes secretos.
A las que no conocemos apenas,
a las que un destino diferente se lleva
Y que no volvemos a encontrar jamás

A aquella que vemos aparecer
un segundo a su ventana
y que, rauda, se desvanece
pero cuya esbelta silueta
es tan linda y delgada
que permanecemos embelesados.

A la compañera de viaje
cuyos ojos, encantador paisaje,
hacen parecer corto el camino.
A la que, quizás,
somos el único en comprender
y que dejamos sin embargo bajar
sin haber rozado su mano.

A las que ya tienen dueño
y que, viviendo horas grises
cerca de un ser demasiado diferente,
nos han dejado, inútil locura,
ver la melancolía
de un porvenir desesperante

Queridas imágenes vislumbradas,
esperanzas de un día, frustradas,
estaréis en el olvido mañana:
A poco que la felicidad sobrevenga
es raro que uno se acuerde
de los tramos del camino

Pero si uno erró su vida,
con un poco de envidia, sueña
con todas estas felicidades intuidas,
con los besos que no se atrevió a tomar,
con los corazones que, quizá, le esperan,
con los ojos que jamás ha vuelto a ver.

Entonces, por las tardes de cansancio,
poblando la soledad
con los fantasmas del recuerdo,
lloramos los labios ausentes
de todas estas bellas transeúntes

a las que no supimos retener.

.

25 comentarios:

  1. Me gusta cruzarme con la gente por las calles de la ciudad e imaginar sus pensamientos o su vida.
    Sé que, si pudiera contrastar lo que imagino, no acertaría ni media.
    Pero eso forma parte del encanto de imaginar.
    También el poeta imagina. Y es muy posible que se equivoque: mejor que las deje pasar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que los que gustan de leer, caen en el dulce vicio de fantasear en cualquier circunstancia o lugar, escribiendo sus propas historias.
      Yo también lo hago como tú ;) Y cuando un detalle echa al suelo mi primera versión, da pie a otra (seguramente igual de equivocada :D )
      Y mejor que el poeta las deje pasar: así no rompe su encanto. :)

      Eliminar
  2. A las buenas medias mañanas y al punto del almuerzo. POR CIERTO, LE DEBO A VUESA MERCED UN PINCHO DE TORTILLA + CAÑITA, jajajajajajaja...ahí va:


    http://1.bp.blogspot.com/_LUcUaoQQctA/TOalQy5EzmI/AAAAAAAACEo/U1k9fRwniDA/s1600/Imagen+002.jpg


    Y al tema. Pues la intro que haces tiene mucho más encanto que la letra de la canción en sí. Esa historia que describes al principio y con ese despacho, bien parece, si lo acompañas con un buen ambiente londinense de época; o quizá con el ambiente que se respira en algunas instancias de la biblioteca del Trinity College, Dublín...bien parece, digo, el inicio de una de esas pelis que por cierto me encantan. Y que encima se corresponda con alguna vivencia que has tenido, pues ya es el remate: genial!!!!

    Sobre eso que reza la canción, pues no acabo de meterme en la escena: no suelo ir mirando en qué piensa la gente cuando voy por la calle o en algún medio de transporte público, de hecho, soy capaz de cruzarme con alguien medio conocido y NO ENTERARME, jajajajajajaja, así que imagina si son gentes que no conozco de nada.

    Un besazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Gracias, sir Valaf por el pincho de tortilla :D
      Me comí todo (y eso que acababa de zamparme un bocata de queso :D:D )
      Referente a la introducción: si bien me gusta fantasear en otros temas, este episodio de mi vida es totalmente cierto, de la A hasta la Z: era un señor con una conversación sumamente enriquecedora y más que tener la sensación de trabajar, con él, tenía la sensación de tomar el té con un amigo, charlando... con ejercicios de gramática en vez de pastitas :D
      Me ha hecho gracia lo del Trinity College porque hace pocos días, a raíz de otro tema, estuve hablando de Dublín y la "library" con un amigo. ¡qué fuerte!...
      Ya me imagino tus viajes en transporte público jaja ¿calculando las órbitas de las abejas alrededor de las flores? o ¿navegando en un frasco de miel? ;) :D
      Tarea para mañana: imaginar la vida secreta de los empleados de la cafetería (luego nos cuentas jajaja)
      Besote, Tabernero. :)

      Eliminar
  3. Bonita historia la del introito. La de la joven profesora y el ilustre alumno, que como bien dice el amigo Valaf, tiene mucho de guión cinematográfico.
    Nunca me perdonaré el no haber aprendido idiomas, para poder disfrutar de los poemas de autores como Brassens, Dylan, Moustaky y tantos otros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :D Juan, entre Valaf y tú, me estaís dando ideas por si un día lo necesito: vender los derechos de algunos episodios de mi biografía para una película jajaja. Y éste fue de los bonitos, bonitos.
      Pues sí... es una pena no dominar varios idiomas para poder entenderse con más gente y disfrutar de tantos escritores valiosos sin las trabas de la traducción.
      Pero tenemos el consuelo de pensar en la labor tan delicada (y a veces poco reconocida) de los traductores que nos acercan textos maravillosos: si nosotros supieramos más, ellos se quedarían sin trabajo ;)
      Un abrazo, maestro.

      Eliminar
  4. Música y poesía nos descubren sentimientos aunque a veces no entendamos el idioma Fram.
    Buen homenaje a estos dos hombres, a Brassens por que lo adoras y a Hermenegildo porque supo llevarte también a él.
    Bonita letra a todas las bellas transeúntes
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura, lo que dices de los sentimientos que nos inspiran música y poesía, me recuerda una canción en árabe que me encanta. Y cuando descubrí su texto traducido, no me defraudó en absoluto: habían sabido transmitir por medio de la música, toda la dulzura de las palabras.
      En cuanto a Brassens... mejor me callo o soy capaz de aburriros a todos :D
      Lo descubrí con 15 años de la mano de uno de mis primos que era (y sigue siendo) un incondicional y cantábamos sus canciones tocando él la guitarra durante horas. Y encontrar luego a ese alumno que compartía mi aficción fue de lo más gratificante para mí. (no cantábamos, sólo hablábamos de él. ;)
      Un beso grande.

      Eliminar
  5. Sabes que soy Brassensadicto. Sobre todo del Brassens golfo, que sabe hacer poesía de temas en los que otros no dicen más que basteces y ordinarieces. Gracias, muy buena tu traducción, Fram bilingüe :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ;) Lo sé, lo sé, Brassensadicto. Te prometo que la próxima será del Brassens golfo-poeta y ya sabes que cuando prometo... cumplo (casi siempre :D)
      ...No sé si decirte que la elijas tú... :D... vale... la elijes tú :D No, mejor: la traduces tú y yo me limito a corregirte ;)
      Gracias a ti por apreciarla, diego bilingüe. :)

      Eliminar
    2. ¿Qué tal empezar por un tema suave, "le gorille", por ejemplo? :)

      Eliminar
    3. :D Vale. Cuando la tengas hecha, hablamos. ;)

      Eliminar
  6. Felicidades intuidas... Me encantan los versos, creo que entiendo bien lo que quiere decir Brassens, absolutamente, contado de forma delicada pero siendo algo tan... a pie de calle.
    ¡Dabas clases particulares! Y de francés :D Qué envidia de tus alumnos, hubiera sido genial ser uno de ellos. Algún día retomaré el francés y con suerte otros idiomas, es tan envidiable saber hablar varios. Yo a veces doy clases particulares de mates, mucho más frías y menos entretenidas que traducir una canción :( jaja
    Un besote Fram, bisous!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El poema de Antoine Pol y la voz y música de Brassens forman un conjunto, a mi gusto, ideal. Expresan la misma melancolía por lo soñado, lo que hubiera podido ser.
      Me alegra que te guste, Patricia. :)
      Sí, he dado clases. Pero con los alumnos mayores de diez años, no siempre he disfrutado como con este alumno especial :D
      ¡ Y no les tengas envidia! He sido (y sigo siendo) exigente y tiquismiquis y algún "murcianico de gramática intuitiva" te lo puede certificar . :D
      Bizous, bisous, bises pour toi. ;)
      Vaya, vaya... :D Y yo que creía que las mates eran poesía y música celestial... ;) :D:D

      Eliminar
  7. ;))) Framboise, me da que la cita que remarcas en azul es materia de innumerables textos sobre 'Estética'.
    Traducir poesía -Añado, e interpretar los giros en la sensibilidad de un compositor cuando compone- transmite al traductor la necesidad de ser, él mismo, un poeta o un músico de similar talla al 'original' -Me da que es una de las causas del conocido como 'Síndrome de Salieri'
    B7s...;)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Mari, si bien la envidia-admiración puede ser buena para estimular creo que Salieri era un caso extremo de patología de envidia-cochina-nociva :D
      El traductor, a mi entender, es más un artesano (sensible, eso sí) cuyo papel consiste en quedar en segundo plano, sólo un puente entre el autor y el lector ¿no?
      Aunque sea un artista en su campo. Y los hay.
      Difícil pero apasionante tarea. O apasionante pero difícil. ¿verdad? ;)
      B7s :))

      Eliminar
    2. Jaja...Framboise, ¡¡Me da que me he explicado muy mal!! -Disculpas...;)))

      La poesía, como la música, brota del espíritu del poeta o compositor. Me da que suele minusvalorarse la íntima relación entre las formas idiomáticas, o estructuras profundas que relacionan el sentir humano con la percepción que se tiene del entorno -Una de las definiciones más acertadas del Arte.

      Siempre explicaba a mis alumnos que el lenguaje no es una herramienta, es mucho más que eso -Me da que las dos nos referimos a ello...;)))
      B7s

      Eliminar
    3. Mari, no te has explicado mal :D Y nos hemos entendido ;)
      Un refrán que utilizo a veces para este tema (y otros ;) : "No hay malas herramientas sino malos obreros." Y según los conocimientos y la sensiblidad de cada uno... los resultados son variables.
      B7s

      Eliminar
  8. Jugoso bocado a fe mía la entrada de hoy, mucha miga y delicioso relleno, si me permites la metáfora. Prefiero dejar claro desde el principio la enorme distancia que me separa de genios como los que nos traes hoy.
    Filósofo, poeta, cantante, profesora y alumno aventajado, ¡menudo elenco!

    Para empezar me ha encantado conocerte un poco más a través de la anécdota con ese alumno tan especial. Estoy convencida que tuvo que ser un interesantísimo intercambio de sabidurías en los dos sentidos. Estoy de acuerdo también con los comentarios que lo señalan como una secuencia cinematográfica llena de encanto. No me ha costado nada imaginar a la joven profesora y el maduro y culto alumno en un elegante despacho interrumpiendo la conjugación del presente del subjuntivo del verbo parler para traducir este poema mientras suena Brassens.

    A pesar de mis muy escasos y someros conocimientos del francés he conseguido seguir bastante bien la canción con vuestra traducción. En la música la traducción no es imprescindible, puede ser suficiente con sentirla pero hay que reconocer que saber de qué habla intensifica el disfrute.

    Por último sólo me queda comentar la belleza del poema. Ha sentido la melancolía, la añoranza por esas posibilidades, oportunidades, transeúntes que se dejaron pasar. Creo que todos nos preguntamos en algún momento: que hubiera pasado si...

    Vamos que me no le ha faltado de nada al post de hoy. Así nos compensas por la pompita que faltó la semana pasada :)))

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jarita de mi alma :D Ni sé por donde empezar...
      Sí. Lo primero: el día que rodemos la peli, te nombro mi agente de publicidad :D:D
      Con este entusiasmo tuyo, ganamos un oscar por lo menos :D Exagerà :D

      En serio: me encanta que te haya gustado esta entrada en sus diferentes aspectos.
      Ese episodio fue muy bonito y yo aprendí mucho, gracias a este señor. Porque me costaba que no se fuera por los cerros de Úbeda cada diez minutos con sus : "Hablando de..., le voy a contar una cosa... Luego seguimos con los ejercicios, ya sé que tengo que estudiar" (tout en français, bien sûr ;) Me resultaba incómodo (yo, veinteañera) tener que reprender a un señor que podía haber sido mi abuelo y encima estudiaba por puro gusto a sus ochenta años.
      El verbo "parler" era su preferido, no hay duda :)

      El poema es precioso y con su sensibilidad, Brassens supo acompañarlo con las notas exactas a mi parecer. :)
      Me gusta tu " ¿qué hubiera pasado si...?" Abre la puerta a multitudes de divagares... ;)
      Pero quizá tenga razón mariajesús...mejor no tocar la magia de la imaginación. Pocas veces resiste la poesía al paso de la vida cotidiana. ;)

      ;) Seño, tengo una buena disculpa para mi ausencia pasada: me fui a leer otra poesía, a escuchar otra música, a aprender de otro maestro: la Naturaleza ;)

      Besos, guapa. Y gracias por echarme de menos. Es bonito :)

      Eliminar
  9. Vaya, que entrada tan privada o esa sensación me ha dado. Hay palabras que, como los sentimientos, son intraducibles. Y esa mezcla es de la que se fabrica la poesía.
    Un poema precioso de verdad el que nos dejas hoy.
    Besos, me encanta leerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Es que la primera vocación de Brassens era de poeta, se "alimentó" de ellos, sabía hablar su idioma o ponerles música. Y por supuesto, componer-escribir los suyos propios, puliendo mil veces la misma frase.
      Y con varios registros, tocando varios temas. Pero como dice diego, siempre con arte.
      Me alegra que te haya gustado. Y que me leas. :)
      Besos, Sil.

      Eliminar
  10. “Es tan imposible traducir la poesía como es imposible traducir la música”…..

    Reflexión certera y triste para los amantes de la poesía. Pensando en ello se abre una especie de abismo de ignorancia para quienes no dominamos otros idiomas.
    Varias veces has traducido poemas y canciones para mí. Qué suerte tengo.

    Conociéndote, me imagino lo que disfrutaste las clases con un alumno tan especial como dices que era Hermenegildo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también he envidiado siempre a los que dominan varios idomas: abren infinidad de puertas tanto en el ámbito laboral como personal, te enriquecen en todos los aspectos.

      Y sí, disfrutaba con esas clases aunque las traducciones de textos legales (que eran los habituales) son un peñazo de bostezar jajaja.
      Por eso necesitábamos la poesía para oxigenarnos de vez en cuando.
      Y ciertos alumnos son entrañables con su afán de mejorar. Así era ese señor.

      Ya sabes: siempre a tu disposición ;) ¡Siempre que no sean técnicos los textos ! :D

      Besos

      Eliminar
  11. Queridísa Framboise, me desanima no poder leer poesía, novela, lo que sea en el idioma original, pero... como dicen el la peli... "siempre nos quedará...."en este caso , la MÜSICA, lenguaje universal que une hombres, culturas y razas,

    Gracias por tu ofrecimiento.

    Mil besos.

    ResponderEliminar