martes, 23 de diciembre de 2014

Tradición de generosidad dulce




A menudo tachadas (y no sin razón) de consumismo desenfrenado y comilonas, a veces con la crítica, se nos olvida que las reuniones navideñas alrededor de una mesa tienen sin embargo un trasfondo ancestral de generosidad para con el familiar, el amigo, el vecino, el que nos visita, el que está de paso o el necesitado.

Y os traigo aquí una tradición que lo ilustra:  tradición mediterránea,
muy vigente en Provenza y llamada allí

                           Les Treize Desserts... Los Trece Postres. 

Ya se hace mención a esta costumbre en el siglo XVII según algunos autores; olvidada y más tarde redescubierta por eruditos provenzales como Frédéric Mistral.
Y vuelta a revivir con fuerza desde principios del siglo XX.
Todo un símbolo de estas fechas en Provenza.

¿Cuáles son esos postres?¿Qué significan?
Son dulces que se ofrecen a diario desde la noche del 24 de diciembre hasta final de año.
Y tanto los ingredientes como la forma de presentarlos están teñidos de simbolismo de la religión mayoritaria allí (su número recordando la última Cena, algunos de sus ingredientes, la forma ritual de presentarlos etc...)

Pero también de forma más amplia, llenos de la generosidad de cualquier "credo" que rodea el "mare nostrum" puesto que son brindados desde el deseo de compartir las riquezas de una despensa mediterránea con quien se acerca a una casa que tiene la suerte de tener tal despensa.

Desde principios de septiembre, aquellas despensas se llenaban  de los dones de la naturaleza atesorados por manos previsoras.
Y constaban sobre todo de frutas y frutos recolectados pensando en el invierno y también de dulces elaborados con ellos.
Y siguen así.

Sobre una mesa instalada con este fin y de forma permanente durante estas fechas, se colocan fuentes llenas de manjares sencillos:
Uvas pasas, higos secos, avellanas y almendras,
conjunto llamado "Les quatre mendiants" (cuatro mendigos, por referencia al color del hábito de las órdenes de monjes mendicantes)
dátiles, peras, manzanas, ciruelas pasas, naranjas,
"nougat" negro (una clase de guirlache casero), turrón blanco, fruta confitada (o carne de membrillo).
Ingredientes que pueden variar un poco según los recursos de la comarca o del pueblo o de la casa.

Pero lo que no falta nunca en esta mesa es un pan dulce, una clase de torta de forma variable, a veces redonda, a veces plana, a veces artísticamente moldeada, hecha de harina, azúcar y aceite de oliva en su versión original, a veces enriquecida con huevo y leche, a veces perfumada de anís o azahar.

Se lo llama "poumpo a l´oli" en provenzal
o "pompe à huile"...  bomba de aceite.
Una versión dice que el nombre le viene por la cantidad de aceite que puede absorber la harina, otra por su forma generalmente redonda, otra por el ruido de pompita crujiente que hace al romperla...
Aunque los entendidos no se ponen realmente de acuerdo sobre el origen de la palabra.
Cosa que poco importa a la hora de romper la  "poumpo a l´oli"
y compartirla.

Les Treize Desserts... Los Trece Postres...
Todos presentes muy humildes
pero ofrecidos con generosidad, con corazón, y acompañados generalmente de la alegría de un vaso de vino dulce de la región.

             ****************************************

Os deseo tener en vuestra casa una mesa llena de cariño
para quien os visite en estas fechas.
Os deseo encontrar una mesa igual en cada casa que visitéis.
                   
                                     Mi deseo de Navidad.  

Y deseo que haya mesas surtidas y acogedoras como éstas
en cada rincón de la Tierra,
todos los días de año.
                                      Mi deseo para 2015.

           *****************************************

Mi pompita de hoy para vosotros. De todo corazón.



¡¡¡ Sed buenos y pasadlo bien !!!

.


26 comentarios:

  1. YEPAFRAM!!!! Por el final....................hoy te envío café + tostadas + un besazo de los 5 + otro de mi hermana y cuñado + otro de mi madre, que andamos todos por el salón y por ejemplo a mi madre se le cae la baba con tu última foto y yo estoy insinuando así como QUIEN NO QUIERE LA COSA, a las damas de casa QUE SE ANIMEN Y SE LO CURREN, jajajajajajajaja...por cierto, que dice mi cuñado y hermana que en Munich también suelen hacer cosas muy parecidas y esa mesa la ponen en las puertas de las casas para que se sirva quien lo desee y pase por allí, Y A NOSOTROS NOS PARECE PRECIOSO!!! De hecho, tu post guarda la esencia, quizá la quintaesencia del espíritu navideño, así que GENIAL la entrada y todo lo que ella encierra.

    Ignoro la forma geométrica de tu pompita de hoy, pero es de las que suben muy alto: es brillante, cálida, sensible y muy acogedora. Por cierto, como me llames pelota te juro que saco a relucir a las cabras, jajajajajajajaja...no, en serio, está GENIAL y, si es un gustazo verlas aparecer por el lateral tabernario a lo largo del año, HOY MÁS, porque esta en particular huele a horno; a esas pequeñas cosas que perfuman la vida y guardan el calor del hogar. SÍ SEÑORA!!!!

    Te envío, teletransporte cuántico-ciberpantallístico mediante, el café con leche y las tostadas, Y ME LLEVO LA SUGERENCIA DE TU ÚLTIMA FOTO, jajajajajaja...

    Un besazo a toda tu familia de nuestra parte y que tengáis una muy dichosa Navidad!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Valaf :) echaba de menos tu "teletransporte cuántico-ciberpantallístico" de los martes. :D
      Cuando pasen estos días, te mando la receta por pompita-express (o cabra-express :D) para que la hagas TÚ.
      Besotes para TODOS los miembros de la taberna que seguro disfrutarán de una mesa preciosa. Preciosa por sus dones y sus anfitriones.
      ¡¡ Feliz Navidad !!
      Y un achuchón para tus brujitas. ;)

      Eliminar
  2. Me gustan todos tus deseos, más el cariñoso, ese qué no nos falte nunca Fram... Soy poco dulcera pero hoy lo presentas con un acompañamiento exquisito. Gracias!!
    La pena es que la pantalla no me deja cogerlo ;))
    Te deseo unas buenas fiestas!!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura, como eres poco de dulces, añado a mi mesa... ¿frutos del mar?
      O lo que tú quieras. Lo importante es que sigamos compartiendo, con corazón.
      Felices fiestas para Paco, "niños" y tú. Sin olvidar la vespa. :D
      Besotes.

      Eliminar
  3. Te he leído, he compartido esa bella tradición provenzal, he abandonado el ordenador para degustar unos dátiles y una copa de vino suave y he he comprobado que el dulzor y el confortante "calorcillo" de la Navidad, se ha adueñado de la tarde.
    Permite que comparta contigo el deseo para el 2015 y los venideros, y que todos puedan participar de esas mesas surtidas y acogedoras.
    Mucha felicidad y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan, como ves, acato tus órdenes :D Me alegra tenerte en mi mesa y que disfrutes de los dátiles (no están en mi foto pero los hay en casa)
      Y sé que mis deseos para 2015 los compartes también. ¡Ojala se cumplan!
      Disfruta del calorcillo, que lo hay en cualquier fecha y en cualquier parte.
      Mucha felicidad también para ti y cada miembro de tu casa.
      Abrazo y sonrisa.

      Eliminar
  4. Hace ya un par de años que celebro la navidad cada fin de semana y voy viviendo con intensidad el día a día en la seguridad de que cada nuevo día es un milagro.
    La generosidad es imprescindible . Al menos yo, cuanto más doy, mejor me siento.
    Felicidad para ti, hoy y siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto tu sentir, mariajesús: no hay fecha cuando hay voluntad e ilusión en compartir con generosidad. Y en tu casa, desde que te leo, cada día es de mesa de fiesta. Platos generosos de manjares para el cuerpo y el alma.
      Lo mismo te deseo. De todo corazón y lo sabes.
      Y añado un puñado de frutos secos para tus galinas y don Kiko. :))

      Eliminar
  5. Gracias, Fram por mostrarnos esa costumbre de tu tierra y sobre todo, por la nostalgia y la ternura con que lo haces. Yo voy a cambiar las ciruelas pasas por orejones de albaricoque, por aquello del homenaje a mi tierra, que uno también tiene su corazoncito :) Y el vino dulce por una copita de calimocho, que calienta el cuerpo y el espíritu. Y también sirve para brindar :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay problema con el cambio :) Puse unos orejones también pensando en ti.
      Tendré que reponer almendras (sin sal ;) en el plato: me las comí todas.
      Lo que quieras, menos el calimocho. :D Ya sabes que no es lo mío.
      13 besotes para brindar.

      Eliminar
  6. Me has recordado la ilusión con la que al llegar estas fechas preparábamos la bandeja con los frutos secos, a los niños nos tocaba quitarles la cáscara: almendras, avellanas y nueces, humm, las nueces siguen siendo mis favoritas. y por supuesto los turrones y polvorones. Tenía que estar lista para las visitas que pudieran llegar. Entonces era algo que ocurría sin aviso previo.
    Ahora ya no hay visitas sorpresas y la bandeja es sólo para el consumo de casa, ni siquiera en la comida "oficial" se le hace mucho caso cuando llega con el café, para entonces ya no hay sitio para nada.
    Creo que queda muy poco de ese espíritu Fram, o yo al menos no lo encuentro, por eso me encanta recogerlo hoy con poco con tu pompita navideña para que me ayude a llevar mejor estos días.

    Me llevo también tus buenos deseos, los hago míos y te los devuelvo con el mismo cariño y un poquito más.

    Abrazos y besos a montones, para que repartas entre los tuyos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jara, yo creo que este espíritu de compartir existe todavía y se expresa de varias formas y cualquier día del año ¿no?... Un café, una infusión, unas líneas, una sonrisa...
      Y si no le hacemos mucho caso al plato de los frutos secos en nuestras casas pues... significa que somos unos afortunados de mesa bien surtida ¿verdad?
      Gracias por sumarte a mis deseos ¡Ojala se cumplan!
      Te devuelvo abrazos y besos con el mismo cariño (y un poquito más :)
      Nos "vemos" en 2015. ;)

      Eliminar
  7. Qué rico!! Me encantan los frutos secos en toda su variedad: higos secos, dátiles, almendras, cacahuetes ... y demás dulces caseros, soy una golosa y, regresar a tu casa con la mesa repleta de turrones, dulces de otoño, panes dulces y demás exquisiteces y delicadezas, es todo un lujo. Felices fiestas y creo que tú también, al igual que Mª Jesús de Paradela, sabéis disfrutar de los ricos manjares que nos da la naturaleza durante todo el año, no solo en invierno jaja. Feliz Navidad en buena compañía y un abrazo muy fuerte.

    :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Corriendo, corriendo, me paso por aquí para ver si hay que reponer algo y... me encuentro que una ardillita golosa ha pasado por la mesa de los frutos secos. :D
      ¡¡Alegría me da tu visita, Esil, maestra !! :)))
      Te deseo de todo corazón que pases unas Felices Fiestas rodeada de cariño y dulces caseros. Te añado un puñado de cositas que te gustan. ;)
      Un abrazote grande, grande.

      Eliminar
  8. Me ha encantado! Aunque reconozco que yo no como dulce apenas, así de rara soy :-P
    Besos y feliz Navidad, espero compartir el año entrante contigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sil, lo más importante no son los dulces sino el deseo de compartir y no te preocupes, algun "rarito" de tu clase tengo en mi entorno y te entiendo ;)
      Así que, si los vientos nos son favorables, seguiremos compartiendo ratitos.
      Besos y que el año que se acerca sea dulce a pesar de todo, entre montones de libros y pompitas.
      Ps ¿unos pepinillos en vinagre?... ¿unas aceitunitas rellenas de anchoas?... :))

      Eliminar


  9. FELIZ NATAL!!!
    ✿╯BOAS FESTAS!!!
    ╰✿╮

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obrigada, Magia da Inês :))
      ¡¡ Boas Festas !!

      Eliminar
  10. Pompita reaparecida, has conseguido ampliamente tu deseo navideño; tu mesa, además de los trece postres y otras viandas exquisitas, era acogedora, dulce, y llena de cariño.
    Gracias.
    Besos y felicidad para ti y todos los tuyos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ;) Muac, muac, muac.
      Lo mismo te deseo, Vientecillo. :))

      Eliminar
  11. Te deseo un buen año Fram… Que puedas hacer TODOS los 365 días lo que más te guste para cuando finalize recordar lo bueno y dejar atrás lo malo... que un año nos deja muchas cosas buenas
    Feliz 2015 y a seguir compartiendo ;))
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Pues tienes razón, Laura: cada año nos deja cosas buenas para recordar. Cada día, si nos esforzamos en cambiar de gafas.
      Espero que sigamos compartiendo 365 alegrías en 2015. :))
      Besote grande. Y buenas despedida y entrada. ;)

      Eliminar
  12. Te deseo que durante el 2015 tu casa continúe abierta, tan perfumada y decorada con toda clase de dulces y delicias, cubierta de cariño y delicadeza que siempre es un placer pasar por tu abrigo.

    feliz 2015

    un abrazo :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi casa seguirá abierta en 2015 (supongo) y llenándose de cosas para compartirlas.
      Y espero que impregnada también de los perfumes que cada uno de vosotros deja siempre al visitarla.
      Y cuento con poder visitar la tuya también, Esil ;)
      Beso y abrazo grandes.

      Eliminar
  13. ;))) Framboise...¡¡Feliz Año Nuevo!! -Me da que, a estas alturas de Fiestas...¡¡Mejor me salto los elogios al dulce!!...jaja...;P
    B7s

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Feliz año nuevo, Mari !! :)))
      El mejor elogio que se le puede hacer al dulce es caer y repetir :D:D
      Y esto te lo digo con la caja de bombones de chocolate al lado... jajaja ¿Quieres ?...
      B7s de 2015

      Eliminar