martes, 15 de septiembre de 2015

Primer día de colegio

Lo mira dormir: es tan enternecedor con su cabellera rubia enmarañada como estopa, sus mofletes colorados como las grosellas, su narizota enorme tan parecida a una berenjena, igualita a la de sus abuelos y la hermosa verruga donde asoman ya tres pelitos a pesar de su corta edad...
Como cualquier madre, se recrea en su contemplación; y acariciando sus piececitos, piensa que pronto tendrá que curtir pieles de setas gigantes para hacerle sus primeros patucos: pronto cumplirá diez años y empezará a andar. Sonríe. Y dentro de otros diez años, empezará a hablar.
Y canturrea.

Va al fondo del refugio donde un estrecho túnel comunica con la madriguera del frailecillo familiar. Es su proveedor de pececillos y moluscos cuando en verano nadie puede salir a pescar a pleno sol.
Como le quedan pocos camarones congelados de la estación anterior, Mamá Troll elige del secadero un gran bacalao que echa también a la olla y añade una pizca de tomillo rastrero, unas semillas de angélica y una generosa cantidad de musgos y líquenes que los cuervos le han traído de las montañas esta misma mañana. Y con esto y un sorbete de arándanos y ruibarbo, ya tiene listo el desayuno del pequeñín.

Desde el rincón donde su caldero borbollonea al calor de la lava cercana, sigue vigilando a su retoño. Sabe que quizás tendrá que esperar mucho rato pues ése le ha salido dormilón (no como el mayor, que con un par de semanas de sueño tenía suficiente)
Entonces se entretiene trenzando fibras de juncia y crines de caballo para colgar el nuevo amuleto de luna llena de su bebé.
Pero pronto oye un eructo cavernoso, seguido del estruendo de un pedo prolongado cuyo olor a azufre llega hasta ella; y se acerca al nido de lana de oveja y telarañas donde está su niño: ya está despierto. Está despierto su mocosete, resoplando como una ballena resfriada. Y ladrando de placer cual foca juguetona, se rasca el barrigón peludo con las uñas:
tiene hambre.

Después del desayuno, toda la familia irá a la charca comunitaria de aguas calentitas: es un lugar de convivencia y los trolls son muy sociables y aseados. Se toman un baño con los vecinos por lo menos una vez cada siglo y charlando amigablemente en este sitio tan relajante, a veces se quedan somnolientes entre vapores olorosos.
Luego le colgará su amuleto protector al cuello y por primera vez lo llevará a la guardería donde, después de una siesta cortita y sin luna le enseñarán los colores del arcoiris pintado en las cortinas de la aurora celestial. Y hoy, como la oscuridad de la noche islandesa se presta a muchas actividades al aire libre, quizás toque excursión a los acantilados para aprender a gritar como los fulmares. Y a contar ovejitas, que es algo que les encanta a todos; aunque muchos pierden la cuenta y terminan bostezando.
Ein, tveir, Þrír, fjórir, fimm, sex, sjö.... zzzzzz...


Es que, sabes, los trolls no son tan distintos de los demás humanos.
Ni los niños, ni sus padres. Muy parecidos.
Salvo quizás por el tiempo que ellos dedican a su actividad favorita: dormir.
De hecho, un proverbio troll dice:
    "Vivir es una cosa que se hace sólo cuando no se puede dormir." *
(pero quizá sea una broma: los trolls son muy bromistas, ya se sabe.)

Esta afición al dormir tanto y en cualquier lugar, a veces les juega malas pasadas:
Imagínate que si durante la gran noche islandesa se quedan mirando el cielo contando estrellas y sesteando al aire libre, corren el riesgo de que al despuntar, el sol del interminable día veraniego los sorprenda durmiendo y los convierta en roca hasta la siguiente noche larga...
Eso si tienen suerte; porque algunos llevan siglos y siglos petrificados...

Como este pescador que esperando a que picaran los arenques, aprovechó para echar una cabezadita y allí se quedó.

 
O como ésos que volvían en su barca y siguen anclados
 
O como esos otros que la naturaleza ha terminado por arropar no dejando más que la nariz fuera.
 

Menos mal que a menudo la vegetación los esconde a los ojos de los humanos pues estos, en general, ni comparten sus gustos ni los entienden e incluso los persiguen de mala manera. Una pena.
Algunos al contrario, se interesan por ellos y los respetan, llegando a desviar el trazado de las carreteras para no molestarles.
Y otros los buscan en cada roca cubierta de musgo para que les cuenten cosas de su país.

                                        (¿dónde están los trolls?...)

No olvidemos que ellos fueron los primeros habitantes de la isla, mucho antes de la llegada de Ingólfur a la "bahía humeante"

       Pero esto es otra Historia y te la contarán en los libros del cole...

***********************************

Aviso:
En los datos que aquí te desvelo sobre la vida íntima de los trolls, cualquier parecido con el muy documentado (¡hasta con mapa incluído!), divertido y profusamente ilustrado libro de
                                              Brian Pilkington
NO es fruto de la casualidad o de malas artes de plagio, sino de mi deseo de hacerme eco de sus palabras sobre los Trolls islandeses, esos seres tan desconocidos e injustamente temidos.


Un libro  para disfrutar y aprender... a cualquier edad.

*********************************
Pompita para que los niños no se asusten si la noche es muy negra y poblada de ruidos desconocidos.
Para que, desde su primer día de colegio, aprendan a querer a otros niños tan distintos de ellos como lo son los trolls.
Y para que en las playas de cualquier país del mundo no encuentren más que conchas de colores con las cuales proteger los hermosos castillos que construyen en las orillas del mar, desafiando las olas.

***************
Añado: Pompita especial dedicada a un niño especial :
Mateo, que en estos días, empieza su andadura por el cole nuevo.
Muac para él. ;)

20 comentarios:

  1. Precioso relato. No solo los niños, también el resto de los hombres y sobre todo los que se hacen pastores de masas y sentimientos, deberían leerlo para no ver al distinto con una mirada de desasosiego, miedo e incluso odio.
    Me apunto a una asociación, que presidas tú, de defensores de castillos en la arena.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Juan!... Este mundo deshumanizado está enfermo de egoísmo. Y es lo que enseñamos a los niños... Hay que cambiar el discurso y más aún la actitud.
      Cada granito de arena es necesario para edificar pero ¡Ojala un simple cuento pudiese tener el poder de hacer recapacitar a quienes mandan sobre el destino de tanta gente!...
      Un abrazo grande.
      Me alegra tu vuelta. :)

      Eliminar
  2. Yo creo que tengo algo de troll en lo de dormir.
    Mi primer contacto con los trolls fue con David el Gnomo y no eran muy apreciados...los recuerdo con los mocos colgando...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo comparto con los trolls el gusto por el bacalao (uno sabrosísimo comí en Portugal hace poco ;)
      Y en cuanto a la mala prensa que les hacían en la serie de David el Gnomo pues... no sé qué decirte. Lo más que recuerdo de esos dibujos son las lecciones de protección de la naturaleza. :)
      Mocos colgando... Amos a ver... si algunos se cuelgan un piercing en la nariz ¿porqué no pueden ir los trolls con sus mocos colgando? :D:D

      Eliminar
  3. Átta, níu, tíu ... :)))))
    Con el bonito deseo de de hacerte eco de sus palabras has creado un gran relato Fran.
    Me ha gustado este primer día de cole y he aprendodo algo c sobre estos imeresantes trolls.

    Gracias por darte el bañito ;)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :D ¡¡Bien!! No te has dormido durante la clase de contar ovejitas :D:D
      El primer día de cole es a veces traumático con tantas caras nuevas, tantas cosas que asimilar... Que me lo digan a mí que acabo de dejar la arena soleada (aunque muy ventilada) de Isla Canela y me encuentro ya con la lluvia (y más cosas): demasiado brusco el contraste :(
      Pocos bañitos este año entre las medusas y el agua bastante más fría que otras veces pero... ¡¡el mar!!... ya sabes ;)
      Te tocará a ti pronto bañarte por mí. :)

      Eliminar
  4. "Vivir es una cosa que se hace sólo cuando no se puede dormir."
    Uh! Y yo que odio dormir porque siento que me estoy muriendo y estoy perdiendo vida! (pero no te preocupes, acabo durmiendo más de lo que debería!:) )
    Como te dicen por arriba, me parece una bella metáfora y un instructivo cuento para humanizar un poco más a los niños, que son los que recogen todo el odio y rechazo al diferente. Me han encantado también las fotos, de verdad, veo sus caras! :D
    Estos cuentos de fantasía me hacen sentir bien, me sumergen en una realidad diferente y ayuda a ser más feliz :)
    Un abrazo enorme Fram!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) No, no, no, Patricia: dormir no es tiempo perdido, gracias a ello, nuestro cerebro procesa ;) Hay estudios muy interesantes sobre el tema. (Últimamente, me ha dado por leer sobre ello (durante mis horas de insomnio :D)
      ​Para mí, la fantasía es tan necesaria como mirar la realidad​ (cuestión de equilibrio) y me alegra que mis cuentecitos te hagan sentir bien. :))
      Besote grande. Que duermas bien y todo lo que el cuerpo te pida ;)
      Ps (¿Cúantos trolls has visto?... :)

      Eliminar
  5. MUY BUENOS DÍAS DE SÁBADOS Y YA CON DOS CAFÉS, lady Fram!!!, Pues mire usted...conozco a ese autor y sus narraciones y muy cierto, se trata de una visión más natural de los trolls, como una especie de emanaciones de la misma naturaleza, que la que luego le dieron otros relatos nórdicos. Por ejemplo y siguiendo en esa línea, los que aparecen el El Señor de los Anillos o el carácter entre simpático y puñetero de los trolls de David el Gnomo. Me gusta más, por supuesto, la manera de verlos que tú has utilizado siguiendo a este autor.

    Y no puedo enrollarme más porque tengo, desde que se ha despertado, A LA NIÑA A MODO DE LINDA Y PRECIOSA MOCHILITA, y ahora mismo, entre el teclado y mis manos, así que SIN DUDA, TAMBIÉN TE MANDA UN BESAZO, JUNTO CON LOS NUESTROS, jajajajajajajaja...

    Un beeeeeeeeeeeSAZO!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un librito muy divertido, mezcla de aportes históricos, cuentos islandeses auténticos y aportes originales del autor, más reflexiones de humor y además soberbiamente ilustrado. Una gozada. :))
      Ya te imagino con tu ayudante en el regazo :DD
      Un achuchón para la peque y besotes para vosotros. :)

      Eliminar
  6. ¡¡Hola, hola, hola!! ¡Qué feliz reencuentro! Aquí estoy intentando volver a "conectarme".

    Que gusto volver a tus historias, es una gozada encontrarme con estos trolls tan entrañables y familiares.
    He leído este verano "La pintora de hielo" de Kristin Marja Baldursdottir ¿lo conoces? En Islandia, a principios del siglo XX. Muy interesante para conocer un poquito de ese pais y sus habitantes, incluidos por supuesto los trolls y los elfos. Gracias por traerme tu sus fotografías, así completo el cuadro, jejeje.

    Besos y abrazos de osa (tamaño trolls por supuesto)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Feliz, feliz de verte de nuevo, "desconectada"!!! :))))))))
      No he leído el libro que comentas (estoy ahora con una saga escocesa) pero ya estoy impaciente. :) Ya sabes: un viaje se disfruta antes al prepararlo, durante al vivirlo y despues con todas las prolongaciones como son las lecturas donde además sitúas a los personajes (Akureyri es bien bonita ;).
      Besos y achuchón tamaño troll :D:D

      Eliminar
  7. ;))) Framboise...¡¡Exquisita narración!!...;)))
    Te cuento que también soy muy aficionada a intentar ver figuras feéricas en las cortezas de árboles y superficie de rocas...¡¡Y en la forma de las nubes!!...;P
    B7s -¡¡Hogar, dulce hogar!!...;)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ;)) Las brujas tienen gustos parecidos :D Infusiones, calderos, nubes... ¿En las cortezas de árboles dices? Normal. Es donde mejor se esconden los duendes y las hadas. ;) Soy aficionada a buscarlos allí también y mi cámara intenta descubrirlos Y hasta a veces lo consiguen...
      Bienvuelta al hogar y al otoño. B7s :)

      Eliminar
  8. Curioso: le regalé a Mateo un libro de cuentos uno de los cuales habla de la historia de un duendecillo. Le encanta y me lo recuenta él cuando lo veo. Mateo, mi pequeño troll murciano que este año estrena baby, cartera y colegio :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contar historias, regalar libros y hablar con los peques es una de las cosas más bonitas del mundo. :))
      ¡Ya va al cole el Mateillo! Pero si parece que fue ayer cuando nos lo enseñabas en la cuna o con su Brummm de cortacesped ... ya nos contarás. ;)
      ¡Hala! Pues le dedico mi cuento de troll :))
      Y a ti, un besico.
      ¡Disfruta abuelico! :))

      Eliminar
  9. Qué bonito! Siempre es un placer leerte, aunque tu escribas que es un plagio del libro de Brian Pilkington. Islandia debe ser fascinante y, sobre todo, disfrutar de la isla con tu imaginación y sabiduría. Los Trolls, me recuerdan a David el Gnomo. Tengo muy buen recuerdo de aquellos dibujos animados, siempre pendientes de la naturaleza, de los animales y de todo el medio ambiente :))

    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :D Oye, oye, Esil:
      me inspiré en el libro, utilicé los datos sobre la vida de los trolls pero no copié más que la frase entrecomillada en azul sobre el dormir. :D
      (No vaya a ser que Brian Pilkington se me enfade y me mande a un troll amigo suyo de los que duermen poco o se ha despertado con los pantalones a cuadros :D:D y me castigue por mi indiscreción. No sabría distinguir si es un abrazo u otra cosa :D)
      Siempre es un placer verte aparecer... despues de una siesta larga :D
      Besote grande con sonrisa.

      Eliminar
  10. Relato muy bonito y mu dulce.. He disfrutado con su lectura.
    Me compraré el libro.

    Mua, mua

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando quieras te dejo el libro ;) Tranquila: no lo he comprado en islandés sino en francés ;)

      Re. :)

      Eliminar