martes, 13 de octubre de 2015

A orillas del río


Lo despertó antes del amanecer una fragancia fresca de vegetación hinchada de promesas. Y supo que había llegado la hora de emprender el camino de vuelta a casa.
El río baja mansamente entre abrazos de avellanos que se inclinan sobre sus aguas indolentes; y conserva en esa hora temprana jirones de bruma flotando como algas aéreas donde se escurren pálidos destellos de sol.
En un recodo de la estrecha senda de tierra negra que sube bordeando el río, se para un instante. Reconoce cada tronco; acaricia con la mirada unas violetas rezagadas; intuye unas setas escondidas bajo zarzas; saborea unas moras tardías que han escapado al pico de los mirlos.
Y con los ojos entrecerrados, inspira largamente los olores familiares.
La neblina que se eleva del río tranquilo le envuelve de sonidos apagados: los murmullos del agua en la ribera herbosa, el aire saturado de humedad que se desliza de las ramas hacia su cuerpo musgoso, el roce de un animal reptando sobre el lecho de hojas de abedul, el vuelo repentino de un pájaro sorprendido. Y disfruta del placer reencontrado.
El duende del bosque reanuda su caminar pausado internándose ahora entre los helechos. Imperceptibles jeroglíficos vegetales que sólo unos pocos saben descifrar le llevarán a un claro de viejos carballos donde le esperan otros seres misteriosos.
En el nacimiento del río tienen su morada.

 **************************************
Pompita de paseo en un día lluvioso.
.

34 comentarios:

  1. Me encantó lo de "viejos carballos" : galleguizar los robles de esa tierra, me acerca a la lluvia, al "orballo"...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta foto preciosa (lo puedo decir porque no es mía, es un regalo :) y unos recuerdos de Galicia me inspiraron este texto, por eso el mentar los carballos. ;)
      Gracias, mariajesús, por hacerme conocer la palabra "orballo". Al buscarla, me encontré con esto:
      http://www.yorokobu.es/los-gallegos-y-sus-70-palabras-para-designar-la-lluvia/
      Y me recordó Bretaña donde también abundan los matices de la lluvia. ¿por qué será?... :)
      Galicia y Bretaña, tan parecidas.

      Eliminar
  2. Y si lo que escribes tuviera nombre propio, se llamaría Felididad Carpediem.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disfrutar de los pequeños detalles, aprovechando el día a día, es para mí también sinónimo de Felicidad. :)

      Eliminar
  3. Tienes esa habilidad única y especial que no he leído en ningún otro sitio de plasmar la comunión y la unión con la naturaleza, de una manera tan acogedora, como si el mundo nos diera la bienvenida :)
    Precioso, vaya que sí!
    Un besazo, pompita =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :D Patricia ¡por Tutatis! :D Me gusta que te guste mi texto pero compórtate o me voy a sonrojar, mujer. :D
      Yo creo que la Naturaleza siempre nos da la bienvenida. ;)
      No como el mundo que tiene a veces el inconveniente de estar lleno de humanos (que nos dan la espalda o peor, una patada en el trasero.)
      Un besote grande con sonrisas.
      Ps ¿qué tal la mudanza?... Creo que se te ha extraviado una gran caja de "Soy..." ¿no?... ;)

      Eliminar
    2. Jajaja desde luego, el mundo natural nos da la bienvenida siempre, el mundo humano, a veces no :(
      La mudanza, acabada! Con expectativas de iniciar otra pronto pero hacia otro lugar. Calla... el Soy...ajajaj fue un error! Una entrada que tenía en borradores desde hace mucho y le di sin querer a publicar, no debió ver la luz del Sol!jajaja
      Un beso gigante :D y sonrójate que debes!

      Eliminar
    3. Jajaja Errores de ésos tengo unos cuantos en mi haber. :D
      Besote con guiño. ;)

      Eliminar
  4. Lo natural del escrito me lleva a ver la libertad de palabra que sientes cuando escribes
    y dejas una estela de semsaciones

    Un placer estar cerca de vos.... admirando lo que haces.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Cuando me recreo escribiendo de Naturaleza, me entusiasmo, porque me entusiasma. ;)
      Un placer que me leas, Recomenzar.
      (me despistó lo de la pinza de la ropa :D y no lo interpreté como tú, perdona ;) Intentaré de nuevo ver el video. :)

      Eliminar
  5. No me extraña que la foto te sirviera de inspiracion, es toda un belleza, impresionante su luz !!
    Que bonito lo dices siempre Fram... Me alegro que el duende vuelva a su casa ;)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que esta foto es preciosa? :)) Fue recibirla y ver en seguida a unos duendes gallegos jugueteando al escondite entre el sol, la bruma y el orballo de mariajesús ;)
      No tengo arreglo :D
      Un beso grande, Laura-fotógrafa.

      Eliminar
  6. A LAS MUY BUENAS YA NOCHES Y ENCIMA LLUVIOSAS, FRAM!!!, lo cual las hace mejores si cabe. En primer lugar...TENGO EL LATERAL LLENO DE NOVEDADES, jajajajajajaja, menuda jartá de escribir que os habéis pegado los Sres. vecinos (me tocará dejar unos cuantos pa mañana)

    Y al tema: un precioso post otoñal te has marcado, de hecho y leyéndolo, me ha parecido caminar por la senda de la Pegunta, aunque allí discurre una pequeña corriente de agua y no un riachuelo de cierta entidad. Ahora bien, los duendes y demás elementales propios de las florestas otoñales, DE FIJO QUE TAMBIÉN ESTÁN, jajajajajajaja...

    LO BORDÓ USTED!!!

    Y un beeeeeeSAZO!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña, Valaf, que veas duendes también por tu zona: les gustan los ríos y riachuelos; y los bosques.
      :D Y tú tampoco tienes arreglo: será nuestras gotas de sangre celta seguramente. ;)
      Visitar a los amigos a la vuelta del silencio veraniego es la mejor forma de reanudar con todo. ¿no? :)
      Besote (y a ver si me acuerdo y te mando las prometidas cervezas islandesas :)

      Eliminar
    2. Sí, sí, pero espácienlo vuesas mercedes que no me da tiempo y tengo que ir por etapas, jajajajajajaja...

      BesAZO y a ver esas birras tocadas de aurora boreal, ESTÁN PARA FLIPARLO!!!

      Eliminar
  7. En alguna contestación a un comentario de esta entrada, dices que al hablar de la naturaleza te entusiasmas. Amiga, no es entusiasmo es puro sentimiento, es como si ese hálito poético que hay dentro de ti, se hiciera presencia cuando el paisaje te abraza y tu alma se siente verdaderamente libre.
    No se puede describir mejor y más liricamente ese paseo en un día de lluvia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto Juan, el contacto, la comunión con la naturaleza, para mí es algo básico. Oxígeno que me sirve en cualquier circunstancia.
      :) Sí, se puede hacer mucho mejor pero tú eres siempre muy indulgente conmigo. Gracias. :)
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  8. Fran, dile a tus seres misteriosos que, si no encuentran ese claro del bosque entre carballos, yo conozco una praderita en la sierra de Madrid entre pinos que puede hacerles el avío. Tiene arroyo muy cerca y preciosas vistas hacia el Triángulo del Verano celeste :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teniendo árboles, arroyo cercano y preciosas vistas, seguro que les gusta tu praderita.
      Y además hoy, hasta "orballo" (¡qué bonita palabra! ¿verdad?) tendrían para no sentirse en tierra extraña.
      Les transmitiré la información en cuanto los vea. :)

      Eliminar
  9. ;))) Framboise...¡¡Exquisito!!...;)))
    Te cito:

    'y conserva en esa hora temprana jirones de bruma flotando como algas aéreas donde se escurren pálidos destellos de sol'

    Si me permites, te copio un poema de William Hazlitt -Te cuento que me lo ha evocado tu narración...;)))

    'Hay aquí bosques verdes cual ninguno,
    y la brisa es tan dulce y fresca
    como cuando el suave Céfiro mece la flota
    frente a la curva corriente, con tantas flores
    como de la juvenil primavera;
    he aquí todos los deleites, frescos arroyos y pozos,
    emparrados, bosquecillos, cueva y valles;
    escoge lo que gustes, mientras me siento a cantar,
    o recojo juncos y te hago un anillo; o te narro historias de amor,
    de cómo la pálida Diana cazando en una arboleda
    vio al pastor Endimión, de cuyos ojos
    tomó el fuego eterno que es inmortal;
    de cómo lo elevó suavemente en un sueño,
    coronadas sus sienes de amapola, a la cumbre escarpada
    del antiguo Latmos, donde ella baja cada noche
    dorando la montaña con la luz de su amado,
    para besarlo con toda dulzura'

    PD.: Añado, la fotografía se me antoja...¡¡Exquisita!!...;)))
    B7s

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) ¡¡ Esto sí que es lirismo !!
      Gracias, Mari, por descubrirme este autor que desconocía. Ya sabes a dónde irá su poema ;))
      La foto es preciosa de verdad. Pero repito: es un regalo y yo no soy la artista. Mucho me gustaría. ;) Me la regalaron y me inspiró, sin más.
      B7s y otra vez gracias. :)

      Eliminar
  10. Pasear contigo por un bosque tan frondoso y espectacular como el de tu apreciación sería estupendo jaja. Bonito y muy ensoñador. Siempre es un placer leerte.

    un fuerte abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasear por un bosque tranquilo como el de esta foto es estupendo por la gente que lo habita... Pasear en el tuyo es... por lo menos... sorprendente jajaja
      El placer es mutuo, Esil. :)
      Un gran abrazo para ti.

      Eliminar
  11. Me encanta pasear de la mano de tus duendes, siempre resulta un paseo maravilloso en el que casi, casi puedo oler y sentir lo que ellos sienten. Menos mal que tienes comunicación directa con ellos, claro que supongo que es porque saben que pueden confiar en que vas a encontrar la mejor forma de contarnóslos. Y ese vistazo al río neblinoso nos pone en situación rápidamente, ¡qué belleza! Tanto de imagen como de letras.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :D ¡Ojala mi conexión con blogger fuese tan fluida como con los duendes ! Grrrr... Aquí, la lluvia trastorna las comunicaciones en vez de propiciarlas. :(
      Pues sí. Hay imágenes que cuando las ves y luego cierras los ojos un rato, te inundan de sensaciones e historias.
      Besos, Jara.
      Y buen otoño con sonrisas. ;)

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. Puuffff.... No sé qué decir... :) Gracias, Recomenzar.
      Un beso

      Eliminar
  13. Miralá ella lo bonito que escribe. Ese paisaje lo conozco bien, distingo incluso la bruma de primera hora de la mañana. Eres genial Framboise (pero aun no lo sabes).
    Un besote bien grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :))) ¡¡Clara!! Alegría verte de nuevo :)) Y curioso que aparezcas justo en este paseo de Galicia.
      O no...porque, al escribirlo, me acordaba también de los que, como tú han hecho o hacen el Camino: amigos, conocidos y familiares (mi hijo lo hizo hace años). Los que disfrutan de esos parajes y se comunican con sus semejantes a través de los árboles. :)
      :D En este bosque, no podía faltar nuestra hadita de la madera (aunque el taller esté cerrado :( )

      Un besote grande (¿O te mando muchos para que los guardes en la mochila andarina?...)
      Ps Lo que sí sé es que eres una bruja ;) Muacs

      Eliminar
  14. Que paz desprende tu descripción. Y ahora en otoño con las primeras lluvias y los colores preciosos, es un lujo perderse por esos lares y por tus letras :)

    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Naturaleza y soledad andarina dan mucha paz en efecto. :) Y con lluvia también.
      Gracias Mar, por tus bonitas palabras. :)
      Besos y sonrisa.

      Eliminar
  15. Precioso texto. Me ha encantado.

    Beos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Vientecillo. Sé que tú también disfrutas con esos paseos. (por cierto... tenemos uno pendiente ¿recuerdas? ;)
      Besos

      Eliminar