martes, 25 de julio de 2017

Tenia dedos verdes

                                                    Hinojo marino (Crithmum maritimum)  foto mía id. por Fernando Macé

Un niño estaba tumbado bocabajo en la hierba. Absorto. Olisqueaba. Sonreía, feliz.
Acariciaba con la mirada al infinito mundo verde que le rodeaba.

Creció; y con él, creció también el mundo que le regaló descubrimientos cada día más apasionantes. Y sonrisas, risas y carcajadas.
A menudo, sus dedos se acercaban a una planta, con respeto; y a ratos agarraban el lápiz que le acompañaba siempre y, después de meditar un momento, apuntaba en su carpetita verde un nombre vernáculo o en latín, un olor, un número, un punto interrogativo...
Y sonreía pensando en sus amigos que tanto gustaban de sus dibujos...

Un día se quedó durmiendo con la nariz entre hierbajos.
Sus dedos dejaron caer el lápiz, la carpetita verde, la lupa...
Pero las plantas, agradecidas, le arroparon para su último viaje.
Y el viento sopló suavemente y esparció las semillas de sabiduría y amistad de un amable duende verde alrededor del mundo...

¡Qué tengas un feliz sueño, amigo maestro Fernando!

************************
Pompita algo huérfana hoy...
.

martes, 18 de julio de 2017

Música y letras

Dicen que la música es un idioma universal. Y que hay músicas que quedan grabadas en nuestra alma para cada momento de nuestra vida.
Las nanas de la primera infancia... Las canciones de amor, atemporales...
Para aprender. Para reír. Para bailar. Para soñar.
Notas que no se olvidan nunca. Incluso si las letras que se apoyan en ellas se diluyen con el tiempo.
Hay también músicas que levantan el ánimo.
Que ayudan a andar. Que insuflan fuerza. Que unen en la desgracia.
Sonidos evocadores hasta para quien no los ha oído desde la infancia. 
Melodías que se tararean o se cantan a voz en grito lo mismo en fiesta nacional que en manifestaciones multitudinarias de cualquier índole...
Que se transforman, al igual que sus monumentos más emblemáticos, en símbolo de un país.
Y es el caso de la Marsellesa.
Y sí, me gusta su música. Quizás porque su melodía forma parte de mi vida desde pequeñita. Una de sus bandas sonoras.... No sé...
Pero no me gusta su letra. Nunca me ha gustado. Muy violenta a lo largo de sus quince estrofas (que casi nadie se sabe de memoria por cierto.)
Letra sangrienta escrita en su origen para animar a luchar contra los invasores y los déspotas de la época pero que, mal interpretada fuera de su contexto inicial, anima a la violencia en cualquier ámbito, por cualquier motivo.
No comparto.
Y no soy original, no soy la única en pensar así: hubo varios intentos de cambiar su letra por otra distinta, nada bélica, nada mortífera.
No cuajó la idea. Aunque periódicamente surge de nuevo la polémica.

Y quienes lo han propuesto eran o son tan franceses como el que más, de nacimiento o de corazón. 
Tan franceses como yo que lo soy por los cuatro costados, de nacimiento, de familia , de formación, de corazón  (y de sangre quizás: ¿quién puede, sin hacer el ridículo, presumir de saber a ciencia cierta de dónde o de qué color es cada gota de su sangre y vanagloriarse de ello?...)
Desde el gran Jean Jaurès que la consideraba "una letra atroz" hasta Lamartine y Victor Hugo, Charles Aznavour o Georges Brassens por citar algunos de los más conocidos. 
O el mismo abbé Pierre que se preguntaba, como lo hacemos muchos franceses, "¿Cómo unos padres  pueden enseñar a sus hijos eso de 
                " ¡Que una sangre impura riegue nuestros surcos!" ?
... Menuda barbaridad esto de ponerse a la misma altura que la barbarie de algunos.

Ya mayor pero siempre activo y con el mismo espíritu, el cantante  Graeme Allwright   , neo-zelandés de nacimiento y francés de corazón, escribió hace años y sigue cantando estas otras letras que podéis escuchar aquí si os interesa.   


                                                https://www.youtube.com/watch?v=OPMWD29OyVg
                                                https://www.youtube.com/watch?v=wzYvLRpbn-g

Misma música pero letra muy distinta.

Para todos los hijos de la Tierra
cantemos amor y libertad.
Contra todos los odios y las guerras
el estandarte de la esperanza está izado. bis
El estandarte de justicia y de paz.

Reunamos nuestras fuerzas, nuestro valor
para vencer la miseria y el miedo.
¡Que reinen en el fondo de nuestros corazones
la amistad, la alegría y el compartir.

La llama que nos alumbra
cruza las fronteras.
Vayamos, vayamos, amigos, 

solidarios andemos hacia la luz.
 
Cada vez que oigo los primeros acordes de la Marseillaise (y julio se presta a ello), pienso que mi himno, en caso de tenerlo,  sería más bien éste, el suyo: uno para todos. Una lucha sí pero sin revanchismo, sin perdedores. Sin intereses ocultos. Sin efectos colaterales desastrosos.
Sino todo lo contrario.
Una letra utópica o ingenua, lo sé...
A menudo me lo dicen. (por lo menos una vez al año...)

Pero una utopía mía (una más) de la cual no me quiero apear.

*******************
Pompita de julio.
.

martes, 4 de julio de 2017

Con esfuerzo infinito

Con esfuerzo infinito, estiró el brazo derecho hacia la mesilla de noche (o hacia donde creía recordar estaba la mesilla de noche), tanteó el aire y al no encontrar nada, levantó el párpado izquierdo (el derecho hacía días que había desistido) y, con esfuerzo infinito, mandó a su cerebro (o lo que quedaba de ello) enfocar la vista en busca de la botellita de agua que (creía recordar) había dejado allí... antes de dejarse caer en la cama. Inerme.
Con infinito esfuerzo, alcanzó la botella; comprobó que no le quedaba más que una gota. Y comprobó que esta gota le transmitía sofoco en los dedos a través del plástico medio derretido, pegajoso y deforme que se bamboleaba delante de sus ojos. Los cerró.
Con infinito esfuerzo, pensó... y descartó la idea mareante de levantarse y arrastrarse hasta la nevera.
Y con infinito esfuerzo se llevó la gota incongruente a los labios...

Notó enseguida cómo esta última gota, al llegar a su garganta cerrada, retrocedía y le subía a los ojos, escurriéndose luego lentamente por la mejilla apergaminada en busca de sus labios resecos. Que no alcanzó, cayendo al suelo donde se estrelló y dibujó, como tantas otras, una flor extraña de pétalos de cristal incoloro...
..........
Cuando, al terminar el verano, los vecinos forzaron su puerta y entraron en su casa, preocupados por su larga ausencia, no encontraron más que unos montoncitos de sal abrazando un jarrón esbelto con una única orquídea seca, deshojada en la mesilla; a su lado, la radio despertador repetía y repetía, atascada en bucle:
"¡Buenos días, excursionistas! * No salgan a la calle sin nuestro "Recorrido a la Sombra". Tenemos ahora mismo 40º en la Gran Vía con una humedad relativa del aire del... "

********************
Pompita soplada con esfuerzo infinito en una calurosa noche de verano...
* un guiño refrescante sólo para cinéfilos amantes del frío invernal :D

PS. Porfa, si alguien sabe del escritor que redactó hace tiempo un "Manual para recorrer Madrid sólo por las aceras a la sombra" (o algo parecido... no estoy nada segura del título tampoco), que me lo recuerde ahora que estamos todavía a tiempo...
... o calle para siempre, cargando en su conciencia con los cadáveres de las almas en pena y en busca de relativo frescor. :D)

PS ¡Ánimo! El verano puro y duro, son sólo dos días (o tres): ¡Disfrutadlo! Haced acopio de calorcito que luego nos quejaremos del invierno... :)

PS. Y por favor, no os olvidéis de dar de beber a los pajaritos si me ausento, presa de infinita pereza veraniega... ;)

.