martes, 5 de septiembre de 2017

Y le dijo...

¿De qué te ha servido? No entiendo por qué lo hiciste...
No. Francamente no lo entiendo...
¿No estabas a gusto con la tripa llena rozando el suelo? ¿Con la estabilidad de tus cuatro puntos de apoyo? ¿Con retozar libremente en mis laderas?...
¿Porqué lo hiciste? ¿Curiosidad?... ¿Envidia de los pájaros?...
Primero levantaste la cabeza, te vi.
Para mirar más lejos supongo; por encima de mi hombro...
Luego levantaste una mano y más tarde despegaste la otra; pensando quizás que así tocarías el cielo...
Y repetiste tanto el movimiento que, a pesar de tu torpeza inicial, conseguiste levantarte.
Ebrio por el descubrimiento, asiendo cualquier cosa con la ilusión de verte erguido. Y no satisfecho con ello, empezaste a pensar, a inventar, cada día más lleno de orgullo.
Este orgullo que te hizo querer dominar mi mundo; hasta el punto de adjudicar nombre a cada cosa que veías para hacerlas tuyas y sólo tuyas. A las montañas y los valles, a los ríos y los océanos, a las plantas y los animales; a todos nosotros...
¡Hasta bautizaste a las estrellas sin considerar que no te necesitaban para brillar!... Ni ellas ni la luna que pisoteaste en tu afán de dominarlo todo.
¿Porqué te hiciste bípedo?...
No entiendo porqué lo hiciste... Yo que tú, no me sentiría tan orgulloso del resultado...
Ya no tienes remedio...
Pero a pesar de estar erguido, sigues siendo pequeño para mí. Muy pequeño...
Escucha mis palabras. A menudo me enfado, te avisan mis volcanes, mis huracanes, mis terremotos, los glaciares o las abejas... Pero te dejo vivir.
Tú a mí me incordias, constantemente. Casi no puedo respirar... Así que intenta molestar lo menos posible porque no puedo con el humo tóxico que sale por todos los poros de tu piel,  de tus narices siempre hinchadas y también de tu boca, casi siempre sucia... y sobre todo de tu ombligo que admiras tanto...
Me cuesta respirar...
Y si un día yo dejo de respirar será tu fin, Hombre...

***************************
Pompita...
.

11 comentarios:

  1. Somos tan soberbios que creemos estar por encima de la naturaleza y por ello esta nos recuerda, de vez en cuando, lo pequeños que somos ante ella.
    Creo haber leído que te vas al mar. Disfrutalo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La soberbia del género humano es la raíz de todos nuestros males, en efecto :(
      :)) Sííí :)) ya falta menos :))
      Besos, amigo Juan.

      Eliminar
  2. En el combate Mundo vs Homo ¿sapiens? siempre triunfará el Mundo. Supo sobrevivir al meteorito que acabó casi con él y sobrevivirá a la estupidez y soberbia del hombre, aunque este desaparezca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, siempre triunfará el Mundo, es una alegría el pensarlo. Pero no deja de ser descorazonador para el Ser humano que no lo verá, en gran parte por su culpa.
      Disfrutemos de las pequeñas cosas mientras podemos. :)

      Eliminar
  3. No sé si estar de acuerdo sobre el resultado de ese combate mundo-hombre. Más que ganar el mundo siempre, creo que será el hombre el perdedor, mas no aquel el vencedor tampoco. O quizá sepamos arreglar las cosas, antes de que sea inevitable.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que en cualquier contienda no hay casi nunca un ganador: el que pierde, pierde; y el que gana, pierde también. Aunque en este caso concreto...
      Mientras el Ser humano pierde tiempo sentado hablando para intentar arreglar las cosas (o hacer como que intenta arreglarlas), creo que debería levantarse de la silla más a menudo y actuar más...
      Soy bastante escéptica en este tema y a veces me invade el pesimismo...
      Un abrazo, vecino dlt.

      Eliminar
  4. ¡BON DÍA, Fram! Y bueno, quizá con la panza rozando el suelo y con cuatro puntos de apoyo no existirían ni la literatura, ni el arte en toda su extensión, ni tampoco esa maravillosa capacidad que tenemos los humanos para formularnos cuestiones acerca de los arcanos de la Naturaleza toda. Soy optimista por naturaleza, bueno, salvo cuando veo a seres humanos que son capaces de matar a sus propios hijos por egoísmo. Ahí ya se me caen los palos del sombrajo, entre otras cosas porque el conservacionismo bien entendido (que no ecologismo ideológico) empieza por la propia especie y debe extenderse a las demás.

    ¡Abrazos de nuestra parte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ojala todos fuésemos solamente creadores de Arte y Pensamiento útil y positivo! Y no artífices de destrucción... Sobre todo los que tienen el poder de remediar o por lo menos frenar algo tanto despropósito.
      En fin... supongo que habrá que confiar en los científicos quizás para que nos lleven a otro planeta, libre de "malas semillas", a otro terreno virgen donde seguir con nuestra aventura (¿Sería posible sin repetir los errores garrafales del borrador que es la nuestra?...)
      Abrazote para vosotros y bienvueltos, taberneros. :)

      Eliminar
  5. Será que mejor que no deje de avisarnos, porque así a lo mejor aprendemos. Y el día e que Ella deja de respirar llegerá el fin...
    Me encantó Fram.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvuelta, Laura :)
      Creo que avisos sobre lo que hacemos mal tenemos; y muchos, de la Tierra misma y de algunos terrícolas también...pero ni nos damos por enterados muchas veces.
      Puf... creo también que me hace falta mar para ponerme pilas de optimismo... ;)
      Besos; con sonrisa a pesar de todo :)

      Eliminar
  6. Míralo bien que en esta época sin tanto bullicio da un gusto imnenso recrearse en él.
    Que lo paséis bien Fram.
    Besos

    ResponderEliminar