martes, 14 de octubre de 2014

Se llaman Plic


Ha sido largo su viaje y están impacientes por llegar. Traen en su equipaje recuerdos y regalos para todos: frasquitos de perfumes exóticos y vistosos collares de semillas, chales de gasa brillante y poesías lejanas, susurros de arpa, repiqueteos de castañuelas y voces de timbales.

Y llegan, cabalgando melodías. Y prestas, acuden a su cita anual.
Comprueban una vez más la hora tic-tac, tic-tac, tic-tac.
Las esperan. Tienen que llegar. Las esperan desde hace meses.
Y también se preguntan qué les va a tocar en suerte: ¿un tejado con pendiente? ¿un árbol con sus ramas abiertas, listas para el abrazo? ¿una flor rezagada? ¿las plumas de un gorrión?...

Son muchas. Inexpertas, algo inquietas (para algunas es su primer viaje). Pero confiadas se dejan llevar por el viento del oeste y después de un aterrizaje a veces algo brusco, por fin llegan a su destino.

Todas visten la misma capa transparente; y como acróbatas se deslizan a lo largo de hilos invisibles y mágicos. Todas impregnan con su frescor el ambiente que rodea la casa. Y las rocas de la sierra se vuelven olorosas apenas las primeras en llegar resbalan en ellas.
Cuando se paran, estancadas en el musgo o enganchadas en una teja,
abren suavemente sus alas irisadas y de ellas salen unos seres diminutos cuyos ojos brillantes nos hacen sonreír:

                                    Son las hadas trotamundos.

Las hadas viajeras, llamadas también "hadas Plic".
Se parecen tanto que casi todas se llaman Plic.
Otras no. Otras se llaman Ploc.
Pero no quiero hablarte de las Ploc: son los seres más malvados , destructores, malolientes y antipáticos que existen.

Las hadas Plic, al contrario, son buenas, generosas, cantarinas y alegres y han viajado a lomo de nubes blancas o azules que les prestan sus reflejos para acudir preciosas y veloces a su cita con el otoño que las adora.

Empujadas por mil vientos. Decorando mil cielos de acuarelas.
Alegrando mil bosques. Refrescando mil campos.

Y si oyes esta canción: "Plicplicplic... Plicplic... Plicplicplic...",
seguro que se te abre una sonrisa al imaginar a las hadas de la lluvia.

Las tendrás que imaginar porque no las verás: son demasiado pequeñitas; pero oirás que se llaman, se encuentran, se abrazan, bailan, cantan y se tiran felices y jubilosas desde lo alto del tobogán del tejado.
Escurriéndose luego, mansamente, hasta las hojas de la madreselva donde se paran un rato a descansar...


Luego caerán, una tras otra, en la tierra donde les espera otro viaje,
no menos largo y emocionante.

Pero esto es otra historia que te contaré... otro día.

Pompita para Ana María, para el día que pueda leerla. ;)

.

24 comentarios:

  1. PUES FÍJATE, FRAM...las estoy viendo patinar por la ventana del despacho, jajajajajajaja...y justo es decir que son unas hadas que me encantan; me encantan y me alegran; me encantan, me alegran y me traen perfumes geniales. Por cierto, tenemos una foto muy muy muy parecida a esa que pones, aunque es de un ficus. GENIAL EL AROMA DEL POST!!!!

    Y a la cantina a por el pinchito de tortilla de patatas + birrita, jajajajajaja...

    Un besazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me encantan las patinadoras pero... ¡cómo se nota que no limpias cristales! :D Ahí es donde para mí pierden algo de su encanto las plic-plic :D
      Una birrita... con agua perfumada de campo está hecha ;)
      Disfruta de todas.
      Un besote grande!
      Y pásame un pinchito de tortilla, porfaplease !!!

      Eliminar
    2. A ver, algún cristal limpio, no creas, SOBRE TODO SI ESTÁN ALTOS, jajajajajajaja...

      HECHO!!!!, mañana al almuerzo te teletransporto una ración entera. ¿Con ajoaceite o con tomate?, jajajajajaja...

      Eliminar
  2. Mientras el hombre, tan poco dado a los cantarines , alegres y felices sones de esa diminutas hadas, se protegen con la flor invertida y oscura del paraguas, impidiendo que su juego de vida llegue a su fin.
    Brillantísima entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Juan, la mayoría de las "flores invertidas" son negras pero unos poetas inventaron un día las flores transparentes para que todos pudieran ver a las hadas viajeras.
      Y ¿sabes lo que pasó? al mirar tanto el cielo a traves de ellas, no miran donde pisan y los charcos están llenos de viajeras Ploc que les mojan los zapatos y los poetas van perdiendo la poesía a fuerza de estornudar. :D
      Menos mal que quedan algunos como tú que nos alegran con sus haikus gracias a sus botas impermeables. :))
      Abrazote y sonrisa, maestro.

      Eliminar
  3. Yo no sabría vivir sin ellas. Y eso que dicen que por mi tierra hay demasiadas. Mienten: las justas para llenar mis ojos de verde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ;) Lo mismo dicen de mi tierra, mariajesús. Y yo contesto lo mismo que tú :)
      Sin ellas ¿dónde estarían los árboles, el verdor, el respirar a gusto y oler el campo?
      Envidia que nos tienen :D

      Eliminar
  4. Yo también disfruto con esas hadas regordetas, transparentes, y escurridizas, alegran los despertares y los atardeceres. Qué regalo tan bonito de la naturaleza y que acertada tu descripción, me ha gustado mucho.

    Besos otoñales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hadas y duendes regordetes, transparentes y escurridizos que alegran la vida como algunos que me sé. ;)
      Disfruta de ellos, Vientecillo.
      Besicos para ti y para todos.

      Eliminar
  5. Recoge todas las plics que te sobren, las más violentas acaso, y envíamelas para que las arroje sobre mis tierras resecas y sobre mis ramblas de pasión contenida y olvidada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te mando unas cuantas Plic (¿a la dirección de siempre?), para tus árboles, hacia tu tierra reseca, pero bien medidas; no hay que abusar o se transforman en Ploc si son demasiadas y ya sabes: es cuando las ramblas se desbordan y nos acordamos de "No desees tanto lo que deseas, no vaya a ser que te sea concedido con creces (y crecidas) y te arrepientes."
      Besicos, mayrenero. :)

      Eliminar
  6. ¡Me encanta su música! adoro el plicplicplic, me relaja, me transporta, me hace soñar,
    ¡Y yo que pensaba que no era más que lluvia! Gracias por descubrirme el secreto de las hadas trotamundos, Menos mal que te tienen a ti que sabes contarnos su viaje de una forma tan hermosa.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni suenan igual, ni huelen igual las Plic de ciudad, Jara.
      Y por eso quizá nunca habías imaginado su secreto viaje más que en tus sueños.
      Besos plicplicplic de sierra :))
      PS Hoy parecen que se han calmado :)

      Eliminar
  7. Hoy no estaban pero mañana vuelven... me gusta escucharlas y verlas correr por los cristales y después oler ese aroma a limpio que nos dejan.... intentaré descubrir algún hada trotamundos ;))
    Buenas noches.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy, descansan o piensan en qué otro sitio pueden ser bien recibidas.
      Me encanta su cantar y este olor del que hablas, Laura.
      Y también cuando corren veloces durante años encima de tus puentes ;)
      (os ganamos por uno ;)
      Buenos días :)) y un beso oliendo a sierra empapadita.

      Eliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Gracias Fram...A por esos 50 vosotros llegáis antes;)))
    Ahora mismo estaba intentado descubrir un hada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Beso y sonrisa, Laura :))
      Que tengas una buena semana, con haditas de la lluvia o no.

      Eliminar
  10. Voy a tener que mudarme a una casa con jardín, me estoy perdiendo las hadas... aunque un momento! Hay un parque enorme junto a mi casa... igual si madrugo mucho, como...hoy. Voy corriendo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :D A ver si con esas horas nocturnas de vagar por el parque te encuentras a los duendes de la noche bailando un aquelarre con las brujas Ploc y pillas un resfriado. :D:D
      Beso de buenos días, Sil.

      Eliminar
  11. ;))) Framboise...¡¡Qué ternura!!...;)))
    Me da que he de solicitar tu permiso para que Jordi lo imprima. Te cuento que me encantaría que lo leyese Ana María...¡¡Cuando empiece a leer!!...jaja...;P
    B7s...;)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ;) Si es para vuestra hadita AnaMaría ¿cómo te voy a decir que no? ;)
      B7sssss :))))))))))))

      Eliminar
  12. Siempre reconforta y enternece leer tus cuentos Fram, más aún cuando últimamente no encuentro a ninguna de esas hadas, me empecinaré más en buscarlas, ahora después de tu descripción será sin duda más fácil, con la sonrisa que nace al leer tus palabras tan bonitas y entrañables. Es difícil no sonreír al leerte :)
    Un abrazo de domingo, y mil besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Patricia... parece que últimamente están un poco despistadas las pobres. Aquí tampoco les da la gana venir desde hace tiempo. Algo hacemos mal y por eso nos evitan, creo.
      Me alegra hacerte sonreír, a pesar de todo :)
      Un abrazote de lunes y mil hadas plic, plic (a ver si te llegan...)

      Eliminar