martes, 8 de agosto de 2017

Nadie

                                                         https://www.youtube.com/watch?v=-UPxCNnhSDU


Sin que pueda deshacerme de él
El tiempo pone pies en polvorosa.
El tiempo que se va marcha atrás
Me hace saltar en sus rodillas.
Mis padres el verano las vacaciones
Mis hermanos y hermanas haciendo los locos.
Tengo en la boca la inocencia
De las mermeladas del mes de agosto.

Nadie se cura de su infancia.

Los mantelitos y las sombrillas
Que se abrían a la hora del té
Para refrescar a las señoritas
Sonrojadas en sus vestidos veraniegos.
Y yo con la nariz en sus encajes
Respiraba a contraluz
En el perfume de las mirabel
El olor perturbador del amor.

Nadie se cura de su infancia.

El viento violento de la historia
Iba a esparcir, a diluir
Nuestra juventud irrisoria
Y a cambiar nuestras risas en sollozos.
Amor naranja amor amargo.
La imagen desvanecida de un padre
Que desapareció con la guerra
Renace con inaudita fuerza.

Nadie se cura de su infancia.

El que llega a desaparecer
¿Porqué lo hemos descuidado?
Hacemos un gesto hacia la ventana
Sin saber que no es un "hasta luego".
Cada uno tiene su historia
Y en nuestro corazón, al acecho,
El vaivén de la memoria
Abre y desgarra lo que fue.

Nadie se cura de su infancia.

Bella, cruel y tierna infancia.
Hoy es arrodillado ante ti
Donde recobro su inocencia
Al hilo del tiempo que se desanuda.
Abre tus brazos abre tu alma
Para que deguste en ti su sabor,
Mi amor fresco mi amor mujer,
La felicidad del ser y del tiempo dulce.

Para que me cure de mi infancia.

********************
Pompita pompita degustando ciruelas...
.

4 comentarios:

  1. No quiero curarme de mi infancia, me gustaría tener siempre el sabor de la inocencia de las mermeladas del mes de agosto.
    Besos desde el mar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo, Juan. Yo tampoco quiero curarme de mi infancia.
      Pero supongo que Jean Ferrat quería decir con su última frase que prefiere recordar sólo lo bueno de esta etapa de su vida; sólo el sabor de las mermeladas de ciruelas y todo lo que le evoca.
      Besos desde la sierra (todavía ;) Y sigue disfrutando del mar. :)))

      Eliminar
  2. Supongo que cada persona tiene su propio universo, y dentro de él como otras etapas de la vida, la niñez y la juventud ocupa su lugar, y como todas tiene sus momentos alegres y sus momentos de llanto; pero casi siempre olvidamos estos últimos, afortunadamente.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Que cierto es cada uno tiene su historia...y como las recordamos según nos pasa el tiempo.
    Besos

    ResponderEliminar