martes, 19 de agosto de 2014

En una terraza de verano


- No sé cómo aterricé aquí... Creo que apunté mal la dirección...pero no se está tan mal. Me gusta el ambiente. Y me gusta la música también: tienen buenas chicharras. ¿verdad?
Y ¿tú?... ¿vienes a menudo por aquí?...



- No, es la primera vez. Y entré por la carta. Pero resulta que esta planta tiene un sabor raro. ¿No te parece? Esta comida exótica no me va. No creo que vuelva... ¿Cambiamos de tiesto?... Conozco un sitio tranquilo cerca del olivo, si quieres...



Se entromete el chinche de siempre:


- Es que sois la monda, troncos. Con lo bien que se come fuera, al aire libre: me acabo de dar un banquete de plantones de pimientos que no veas. Jeje. Entre las hormigas y yo, los hemos dejado...
Menuda poda. jejeje

Añaden las trillizas, a coro:
- Sí, no estaban mal... pero preferimos comer en la despensa: es como una cueva de AliBaba: hasta tienen sésamo y todo. Lo malo es que no siempre podemos entrar: se empeñan en vaporizar un ambientador raro que nos hace toser...
Chicos, os dejamos: han preparado fruta en la cocina y esto sí que no nos lo perdemos.


Sigue el chinche de jardín, el más parlanchín:
-Y tú, colirrojo, ¿cómo llegaste al barrio?


-Verás: fue una noche de hace dos años, la de las Perséidas creo y tenía una cita con una lavandera (ya sabes: esto de las estrellas no falla para llevártelas al huerto) Pero no vino... Así que entré en el primer sitio abierto, para matar la noche, bebiendo... La pega es que la camarera se empeñaba en echarme fuera repitiendo:
"¡Ay! Mis cortinas recién lavadas. Mis cortinas... Ya verás como me va a dejar un "recuerdo" en las cortinas".
Más pesada la tía ésa con sus cortinas...

Se carcajea el ratón:

- Hombre, no son tan mala gente: a mí, me han salvado más de una vez de las garras del portero del local. Éste sí que es un mal bicho, el gato negro. Nos tiene enfilados a toda la familia... Y con su carita de no haber roto un plato en su vida, nos hace la vida imposible.

Bosteza la araña, columpiando su delgadez bronceada:


- Pues yo, si puedo, veraneo aquí. Se está más fresquito que fuera.
"Sólo ocupo mi rincón." ¿Sabes? Y me dejan tranquila...
Salvo por los grititos histéricos de vez en cuando "¡Una araña! ¡Una araña!" Ni que fuera yo un monstruo, no te digo...
Y eso que yo me depilo las patas, no como otras.
Tengo una prima en Cuba... *
(Siguen unas anécdotas sobre viajes y costumbres exóticas)

Se hace un silencio. Y pregunta la salamanquesa mirando pensativa a través del cristal de su vaso:


- Hablando de casos curiosos... ¿Sabéis algo de la escolopendra y del alacrán? Hace mucho que no aparecen por aquí...
- Cambiaron de barrio. No les gustaba: ya sabes, demasiada gentuza decían, poco seguridad... Se sentían perseguidos y esas cosas...
- ...Ah... Vaya... A mí me caían bien a pesar de lo ariscos...

En la noche calurosa, las conversaciones languidecen...
Y dice el chinche:
- Bueno, coleguis, haced lo que queráis con vuestro verano. Yo me piro. Me ha entrado un hambre feroz y le he echado el ojo a una terraza cercana: tienen una mata de albahaca que flipas... y se la voy a dejar ¡¡peladaaaaaa!! Jeje...Y creo que me tomaré también un chupito (o dos) de hojas de hierbaluisa (ya sabéis, para hacer la digestión)
¡Chao, peña! 

Todos le despiden riéndose:
- Pero ¡qué chinche eres, tío! Y no piensas más que en comer.
¡Hala! buen provecho y nos vemos mañana. ¡Cuidate!
..................................

Pompita cotilleando conversaciones ajenas en una terraza de verano.

*Araña peluda o Tarántula cubana

.

martes, 12 de agosto de 2014

Un hada de verano


Ella se cree que no me doy cuenta, que no reparo en su llegada sigilosa.
Pero se equivoca. La sigo con el rabillo del ojo. La veo bailar, indecisa en el umbral de la puerta, de puntillas en la media luz, como atraída por el ronroneo del ventilador, con su larga falda veraniega de aguas ocres flotando alrededor mío.
Sonrío levemente, sin mirarla, sin palabras, disimulando.
No quiero caer en su trampa. Escapo de ella un rato, desviando los ojos de su silueta, haciendo oídos sordos a sus murmullos. Me concentro en mi libro, ignorando sus guiños.
Mirándola de reojo. Entre párrafo y párrafo.
Admirándola. Entre línea y línea. Recreándome en su contemplación.
Se desplaza como una patinadora artística, deslizándose con lentitud, mecida por su tarareo silencioso. Entrecierra los ojos, embelesada, entregada al pulso reposado de su propio vaivén. En un vals tranquilo, gira alrededor de mi cabeza, con susurro apagado. El vuelo pausado de sus alas de seda. Musita palabras incomprensibles. Como una mariposa. Acaricia mi nuca al pasar, roza mi frente. Su aleteo, cada vez más lento, me envuelve en tenues círculos concéntricos de arena etérea. Me hipnotiza.
Y la espiral desdibujada de mi respiración se acopla al compás de sus manos.
Se diluyen las palabras, se escurren sin remedio, se pierden, desenfocadas.
Y yo me pierdo en su sonrisa segura de si misma.
Entre sus brazos, cobijo calmo.
Pueden conmigo su aliento apacible, su dulzura insinuante, su llamada suave, insistente.
Me siento incapaz de resistirme, de negarme más tiempo...
Me rindo... Cierro los ojos...

No quería... pero me ha vuelto a seducir el hada de la siesta.


Pompita susurrada en la penumbra.

.

martes, 5 de agosto de 2014

SPQR

Con las siglas hemos topado...


Parece que son lo más moderno en estos tiempos de velocidad, de mensajes truncados, casi incomprensibles omitiendo vocales que son las que dan voz precisamente: me refiero a los mensajes de móvil ... y a las siglas.
Y sin embargo llevamos siglos de siglas, creadas me imagino para simplificar el discurso, aligerarlo, hacerlo más rápido, más fluido... pero a mí, aunque uso unas pocas, me entorpecen la comprensión muy a menudo.
Cuando oigo hablar a los informáticos (estoy rodeada de ellos), me mareo. Y pronto, desconecto.
Lo mismo me pasa cuando leo el periódico o escucho en la tele discursos plagados de iniciales presuntamente claras pero que yo, muy suspicaz, sospecho encubridoras de secretos inconfesables. En el ámbito político o de las finanzas sobre todo...
Pero en todos los ámbitos en realidad.
Cada gremio tiene su jerga y sus siglas y estamos invadidos por ellas.
A la mayoría ya las entendemos de tanto usarlas:
RENFE, AVE, HDL, DRAE, OMS, ERE...
Aunque otras, seamos sinceros, no siempre las sabemos traducir:
WI-FI, TAC, USB, ADSL, DLNA, HDMI, CD-ROM...

(Y reconozco que (todo se contagia) yo también tengo las mías propias: inventos míos, caseros, códigos que uso a veces en mis mensajes privados y que, creo, sólo unas muy pocas personas pueden entender:
EDB... o... YVLR...o... PSS...  y algunas más que ahora no me vienen a la mente.)

Puesta a divagar...supongo que los romanos empezarían a usarlas porque decían varias frases interesantes cada día (esto ya es "vox populi"): frases dignas de ser grabadas en mármol para pasar a la posteridad y hacer las delicias de los profes de latín del futuro.
PD, AAAFF, EG, QED, NB... etc...  Sí, ETC también.

Y como cuesta tanto dar martillazos en la piedra dura (lo sabré yo que vivo en uno de los pueblos cuyos "berrocales" sirvieron para edificar buena parte de los monumentos de Madrid)... pues como decía, divagando, divagando, sospecho que los del Imperio romano se inventaron las abreviaturas, las siglas, para terminar cuanto antes con la tarea pesada y pasar a otra cosa más placentera como por ejemplo...
el disfrute de SPA.

Y de granito en pedrusco, de letras sueltas a letras con mensaje, llego a esta conclusión:
como decían los galos..."¡Están locos estos romanos!"
Frase que, por la traducción, no suena tan graciosa como dicha en italiano y por los italianos (romanos incluídos):

                                     "Sono Pazzi Questi Romani"


que traducido en siglas nos da... pues sí... SPQR... 

... Aunque no creo que ésta sea la traducción correcta... Jajaja
Más bien tenía algo que ver con el senado y el pueblo. ¿no?
El mundo de las siglas se presta a muchas malas interpretaciones 
 ¿no os parece?...
.............
PDCLS
o lo que es lo mismo... Pompita Divagando Con Letras Sueltas.

PS Por cierto... siguen existiendo los romanos (los de Roma capital)
    pero los galos, ya no. ;)
.

martes, 29 de julio de 2014

Chupito de limoncello



Tengo que reconocer que a mí, el limón me gusta bajo todos sus aspectos. Es precioso en el árbol, es de tacto agradable, perfumando las manos sólo con acariciarlo. Es muy sabroso, fresco, oloroso, con su puntito de acidez y es de uso muy versátil en la cocina y fuera de ella.
Un chorrito transforma en el más sano de los refrescos un simple vaso de agua con gas o sin.
Unas gominolas de limón dejan un aliento agradable.
Imprescindible su zumo para aliñar un buen taboulé.
Limones confitados en sal compré en mi último viaje a Marruecos: cortado en cubitos es ideal para las ensaladas de verano y se conserva estupendamente en la nevera.
Zumo de limón con miel para el picor de garganta en invierno.
O un limón exprimido sin nada más para asentar el estómago es mano de santo para mí.
También la mermelada de limón es de mis preferidas a la hora del desayuno. Y si es Mi mermelada casera, es el no-va-más. (modestia aparte, jeje)

Hace poco vi en cierta Taberna  unas recetas caseras para sangría donde se echaba hasta limoncello.
Yo prefiero el limoncello sin nada más. Gustos... ya se sabe.
Y de la misma forma que existen tropecientas recetas de sangría casera, al limoncello casero, le pasa igual.
Y yo tengo la mía: una receta regalada  por una hacendosa "mamma siciliana" hace unos años, receta muy casera, sencillísima y varias veces experimentada. Una receta de confianza, vamos.
Así que hoy toca hacer limoncello y prolongar el embrujo de los atardeceres de la Campania, su zona natal que se disputa el invento con Sicilia donde abundan los limoneros también.
Sea de dónde sea, es una gozada el resultado.

Y si nos ponemos algo de música ambiental, mejor ¿verdad?
https://www.youtube.com/watch?v=QNwC8eZ7brE

Seguro que algo de su alegría pasará al resultado de

                                                           la RECETA:

Necesitaremos:

1L de agua (mejor filtrada)
1L de alcohol blanco para fruta
1kg de azúcar
1kg de limones (sin tratar y mejor de una clase dulce como los sicilianos)
Se utiliza sólo la piel de los limones que se pelan con el pelador de verduras y con mucho mimo, cuidando el no coger más que la parte amarilla (la piel blanca interna le daría este sabor agrio y el aspecto turbio de ciertos limoncellos comprados y no es lo que queremos sino su acidez refrescante y transparente.)



Se ponen estas peladuras a macerar en el alcohol, 
en un recipiente hermético.

Y a las pocas horas, ya ha adquirido un leve color.

Y ¿qué hacemos con los limones?...
Yo suelo utilizar los limones pelados para hacer una limonada para los abstemios y/o los niños de la casa.
Se puede hacer también otra receta siciliana muy muy muy popular:
un sorbete fino llamado "granita" allí (o granizado aquí) que no es en realidad otra cosa que hielo picado muy fino, zumo de limón y algo de azúcar para los que quieren: es de lo más refrescante.


Pero como a principios de julio las temperaturas no incitaban mucho a tomarse una "granita", hice otra cosa con el zumo (un experimento de los míos... ya os contaré otro día.)
(Ahora que lo pienso... el 3 de julio fue el día de la gran granizada en Madrid y otros puntos de España... curioso...)

***********************************
Sigo con el limoncello:
Al cabo de unas tres semanas más o menos, en la tranquila sombra de la despensa se ha producido el milagro: el alcohol ha adquirido el color del limón y la piel se ha vuelto blanca...


Bonito ¿verdad?...parece un rayo de sol embotellado para alegrar las tardes nubosas...
Pero no es el momento de quedarse embobada admirando: es el momento de hacer un sirope mezclando el azúcar y el agua hervida.
Lo dejo enfriar del todo y una vez frío, le añado la maceración de limón en alcohol, filtrando para quitar las peladuras.
Lo guardo en la despensa unos días más, agitando la botella de vez en cuando (para terminar de diluir el azúcar.)
Y lo paso a unas botellas bonitas (con la vista también se disfruta ¿verdad?)


Se puede consumir de dos formas:
o bien muy frío y servido en unos chupitos puestos previamente en el congelador
o bien a temperatura ambiente; algunos lo preferimos así por ser más intenso su sabor. Y así nos lo obsequiaron Domenica y Giuseppe en nuestra última noche en Tropea (aquí habría que añadir un emoticono de suspiro ;)


Su único inconveniente es que es tan sabroso y perfumado que, aún sin ser adicto a los licores, te puedes emocionar y repetir y repetir... y sin darte cuenta, ponerte a cantar el "O sole mio" al final de la velada. Cosa que está muy bien. O intentarlo, cosa que puede molestar al vecindario.
Esto depende de la voz de cada uno...
 ... y de cuanto amor hayáis dedicado a la elaboración del limoncello.


                                  
                                                        https://www.youtube.com/watch?v=343JnsU7Ej0

Pompita con sabor italiano.

.

martes, 22 de julio de 2014

Hoy, nos vamos de excursión

Sí, hoy os propongo acompañarme en mi excursión serrana.
Pero se trata de una excursión un poco particular: no os harán falta ni las botas ni la gorra ni la mochila ni la cantimplora.
Sólo vuestros ojos.
Cerradlos un rato. Dejad la mente en blanco... porque se os van a llenar de color en cuanto los abráis.
No intentéis entender o buscar o interpretar, sólo dejaros llevar e impregnar de un mundo sorprendente y colorido.

¿Os acordáis de los árboles? (los de la semana pasada, no. Otros. Bueno, ya sé que hablo a menudo de árboles pero esta vez me refiero a ésos)


Pues son una pequeña parte de este bosque donde os propongo entrar.
Puede que os intrigue. Que os guste. Que os entusiasme o que os asuste. No sé. No soy imparcial.
Los bosques son así, reflejo del gusto de quien se pasea en ellos, para perderse o encontrarse.

.... ¿Entramos en uno de los claros del bosque-sala de exposiciones?...


















 













A mí, a pesar de haber recorrido numerosísimas veces este bosque de fantasía, me sigue sorprendiendo lo que sale de los múltiples espejitos de mi caleidoscopio  y sus rotuladores de colorines. 

Pompita cariñosa para mi bohemia. :))
 .

martes, 15 de julio de 2014

Y así fue cómo...



Y así fue cómo llegaron a la isla desierta. Todas con su equipaje, sus bultos, su bagaje, herencias grabadas en los genes. Desafiando al tiempo.
Los vientos las llevaron. Fríos o cálidos. Furiosos o acariciantes.
Pero todos con fuerza, con ímpetu, con constancia, con tesón.
Remolinos juguetones o tornados sin piedad.
Y allí, lejos de todo, empezó la aventura.
Encontraron tierra firme y nutritiva, agua fresca y aire puro.
Lejos de la toxicidad humana, las semillas echaron sus raíces en la oscuridad acogedora de una tierra virgen y generosa.
Llegaron en tropel. Y pugnaron por el mejor sitio. Entre los riscos que les brindaban de noche su calor acumulado por el día. Cerca del riachuelo cantarín. En la arena misma, con los pies en el mar.
Todo hacía presagiar una vida plena, larga y apacible.

Y empezó la roca a verdear. Y estación tras estación, la vegetación se hizo más imponente, exuberante. Troncos invadiendo cualquier resquicio del terreno. Cobijos de insectos y pájaros. Ramas arpas de céfiros.
Las plantas más débiles se inclinaron, rindiendo pleitesía a la fuerza de la savia indómita.
Los árboles, más fuertes, avasallaron a los endebles, y al hacerse aún más poderosos honraron con agradecimiento sus restos, ofrendando frutos, respiración y su cantar al viento y al mar.

... Pero el último refugio, insignificante escollo perdido que ni aparecía en los mapas de los navegantes, resplandeció de tal forma que atrajo la avidez de los hombres.

Y fue el fin de los árboles...
Y cayó una noche espesa, negra, agobiante, irrespirable...


Pero de nuevo se levantó aire, exhalado por miles de gargantas.
Y así fue cómo, en un amanecer como otro cualquiera,
                      brotaron palabras de revolución... de evolución...

                                                          .https://www.youtube.com/watch?v=8cupwT-FxKE

" A LOS ÁRBOLES, CIUDADANOS!"

El cemento en las llanuras
corre hasta las montañas.
Veneno en las fuentes,
en nuestros campos.
De ciclones en ráfagas,
nuestra historia
hace agua.
Queda nuestro ideal:
"Presumir".


Comprar aire en lingote,
rellenar la báscula:
algunos petrodólares
a cambio de la existencia.
Desde el ecuador
hasta los polos,
este peso sobre nuestros hombros
de okupas efímeros
ahora ya no divierte.


Puesto que hay
que cambiar las cosas:
          ¡A los árboles, cuidadanos!

Ya va siendo hora
de proponer
un mundo para mañana:

¡A los árboles, cuidadanos!
Algunos tortazos que recibir:
ya no esperamos sentados

que la víspera sea mañana.
Algunos tortazos que devolver.
Hacer que se yerga
una armada de juncos.
¡Ya nadie de rodillas!
¡Pásalo!


Es cierto: la Tierra es redonda
pero ¿quién vendrá a decirnos
que lo es para todos?
Y ¿para los de mañana?...


Puesto que hay que
cambiar las cosas:
         ¡A los árboles, cuidadanos!
Ya va siendo hora
que se proponga
un mundo para mañana.
Puesto que hay que
cambiar las cosas:
        ¡A los árboles, cuidadanos!
Ya va siendo hora
que nos opongamos.
         ¡Un mundo para mañana!


Ya no queda tiempo
para saber de quién es la culpa,
ni de contar con la suerte
o con los demás:
Ahora peleamos.


Contigo, yo creo en ello.


Puesto que hay que
cambiar las cosas:
       ¡A los árboles, cuidadanos!
Ya va siendo hora
que se proponga
un mundo para mañana.


      Contigo, yo creo en ello.


Pompita para los amantes de los árboles
                    y en particular para dos mujeres especiales:

            maríajesús , "una mujer que planta árboles" de toda clase ;)


Clara, una mujer que con mimo y arte les da otra vida  ;)

martes, 8 de julio de 2014

Perdonen las molestias


 Esto se podría titular también... "Yo, robot"


No. Por mucho que me gusten, no pienso hablaros hoy ni del libro de Asimov ni de la peli con Will Smith.
Sino de otra cosa...

Imaginad que estáis en vuestra casa, tan tranquilamente, a solas con vuestro libro, música o película.
O en una reunión de amigos, tan animados, charlando
de vuestros temas favoritos.
Y llaman a la puerta.. O por teléfono.
Y para venderos lo que sea (que no os interesa ni lo más mínimo y encima sospechando que "la moto" que os quieren vender lleva bomba incorporada)
Y varias veces en pocas horas.
Y varias veces en un mismo mes.

Seguro que os ha pasado.
En vivo y en directo, en casa.
O en vuestro blog, vuestra otra casa de puertas y ventanitas abiertas.

Y es lo que me pasa desde hace un par de años.
Pero de forma ya muy agobiante desde hace unos meses.
Y por esta razón me decidí a poner filtros.
Sé que son incómodos (aunque no insalvables) para los que como yo tienen una vista añosa pero empezar cada día por la limpieza mandando a spam tropecientos mensajes... cansa.
Y termina cabreando.
Espero que lo entendáis.

Me encantan estos ratitos que paso con vosotros, gente con cerebro, sensibilidad y sentido del humor
y no me gusta tener que perder el tiempo con robots.

Demostradme que no lo sois ;)
Gracias. Y perdonad las molestias :))
.

martes, 1 de julio de 2014

Una chinita en el zapato

" ¿Qué aspecto adoptarás? ¿De qué color te pintarás las uñas esta vez?
Las anteriores eran feas, negras, como las púas de insignificantes erizos de mar que bailaban incordiosos hasta cortar el aliento.
Pero pude con ellos. Y sabes que podré contigo también.
Por eso te quedas quietecita en tu rincón hoy ¿verdad? Me tienes miedo y sabes que no estoy sola tampoco esta vez.
Y tú ¿vienes solo o acompañado?... Por cierto... ¿de dónde vienes?...
¿Qué hada madrina malvada te hizo "regalo especial" para mí?
¿Qué insano placer experimentas alimentándote en mi mesa, eligiendo los mejores manjares para transformarlos en alimañas vomitivas que amargan hasta el sabor de la hora del desayuno, picoteando sosamente sus más improvisados platos sin saborearlos?...
Sólo te pido un poco de consideración, de discreción, de silencio, de inmovilidad. Sobre todo de inmovilidad.
Poder olvidarme a ratos de tu presencia, de tu existencia.
Podrías largarte sin hacer ruido ¿no te parece? Algunas lo hacen: me lo han contado expertos que se regocijan hablándome del tema erre que erre. (Profesionales sin sensibilidad. Palabras sin sentimiento. Plagio sin sonrojo. Pulso sin sentido.)
Podrías también ahorrarte la pintura negra, violeta o verde con la cual apedreas mis manos con tu recurrente torpeza: lleva días su dorso con la prueba tatuada de tu cálculo perverso de maldad mineral que me aburre.
Ya veo que la frustrante dieta razonable no fue suficiente; y vuelves, empeñado en salpicar con tu bilis mis mejores momentos o mis proyectos de noches estrelladas o de días soleados y nubosos.
Pero ten cuidado: esta vez, no estoy con humor para aguantarte."     

(Luminosos y calurosos relámpagos naranjas y verdes cruzan la bóveda del circundante cielo color crema, traspasando invisiblemente la cortina azul marino con la cual arropó la contrastada tiritona, reteniendo el aliento, mientras una voz impersonal desgrana su discurso, lapidario como el ábaco de un robot de ciencia ficción averiado.)

"...Ni se te ocurra pensar en cambiar de continente: no te daré la posibilidad de elegir otras vías, emigrar e incordiar en otro lugar.
Te tengo vigilada, fotografiado, identificada, catalogado, localizada.
Sé donde te alojas: tengo quien me informa. (te has quedado petrificado... ¿te sorprende que sepa tanto de ti, verdad? ¡pero si salen tus múltiples retratos en una playa de guijarros en internet con el cartel de "Se busca"! jajaja...)
Eres insignificante... aunque tan molesta como una chinita en mi zapato u otra pequeña roca en mi camino...
Pero no podrás conmigo. ¡qué lo sepas!

El trato es el siguiente: o te quedas quietecito o atente a las consecuencias. Si me desoyes, no dudaré en rajarte, hacerte trizas o pulverizarte."
 ................................................
Pompita... sin más... y sin foto (salió turbia).

PSS... Espero no haberos asustado: he vuelto un poco peleona.
           Nada más. ;)   
         

.

martes, 3 de junio de 2014

Un paseo


Al entrar en el ascensor, le rodea un perfume a té verde: saluda a su vecina de rellano.
El portal con su olor a lejía.
Cincuenta pasos. Apetitoso aroma de panadería.
Sigue contando pasos hasta la frutería.
En la floristería han sacado fragancias a la acera.
Parada en el semáforo.
Vaharadas de colonia infantil luchan contra tubos de escape.
Cruza. Y sigue apuntando: madera, barniz. Pescado. Una radio desgrana melodía primaveral.
Al llegar al parque, un vientecillo cargado de mimosas y pájaros le acaricia la cara.
Se sienta en un banco. Papelera con envoltorios de bocadillos de chorizo y efluvios de alcohol. Recuerdos perrunos.
Se va. Desandando el recorrido. Compras.
El portal lo recibe con frescor a cristales limpios.
Sube escalones olorosos.
En el primero, cebolla frita. En el tercero, sardinas.
Al entrar en casa, un acogedor aroma a asado. Sonríe.
Deja barra de pan, fresas y ramo de rosas en la mesa.

Dobla el bastón blanco y lo cuelga del perchero.

- ¿Qué tal el paseo?...  ¡Oh! ¡Qué rosas! ¡Qué bonitas!
    Gracias, cariño. ¡Qué bien huelen!

- ¿Sabes a qué huele todo nuestro barrio? Ven. Te lo voy a contar.
    Es una historia muy larga: cierra los ojos...

********************************************
Pompita con perfume. 
.

martes, 27 de mayo de 2014

Limpieza



Llevaba años trabajando en ese sitio y sabía que tenía que enfrentarse a ellos periódicamente pero ya no la asustaban tanto como la primera vez.
Aquel día, a los pocos meses de empezar con su tarea allí, el susto fue mayúsculo, de infarto:
Ella estaba limpiando el escritorio y de repente salieron a montones: una horda de bichitos peludos y de varios colores, con pinta amenazadora y dientes afilados como de pequeños cocodrilos, haciéndole burla.
Salió ella despavorida y empapada en sudor frío, después de cerrar todas las ventanas y la puerta de la entrada tras sí.

Pero a la tercera o cuarta vez, no tan asustada, los miró fríamente a los ojos y usó el arma que tenía en la mano disparando un par de veces...
y funcionó.
Con lo cual, de modo preventivo y una vez por semana más o menos, repite el proceso.

Hoy, se limita a suspirar de frustración (le ha cogido afición a la caza) cuando el jefe le dice por enésima vez desde que se conocen:
- Por favor, Doris, no me limpie el ordenador con el limpiacristales:
  me hace estornudar.
Y ella le contesta:
- Será una alergia... o un virus.
Él, de buen humor, se ríe:
- Tengo un buen antivirus.
Y ella se encoge de hombros con una media sonrisa:
- Como quiera...

... Pero, en la sombra, unos bichos peludos y rechonchos también se ríen y siguen afilándose los colmillos, agazapados entre las teclas.

**************************************************
Pompita de limpieza periódica y obligada... más vale prevenir.
.