martes, 22 de julio de 2014

Hoy, nos vamos de excursión

Sí, hoy os propongo acompañarme en mi excursión serrana.
Pero se trata de una excursión un poco particular: no os harán falta ni las botas ni la gorra ni la mochila ni la cantimplora.
Sólo vuestros ojos.
Cerradlos un rato. Dejad la mente en blanco... porque se os van a llenar de color en cuanto los abráis.
No intentéis entender o buscar o interpretar, sólo dejaros llevar e impregnar de un mundo sorprendente y colorido.

¿Os acordáis de los árboles? (los de la semana pasada, no. Otros. Bueno, ya sé que hablo a menudo de árboles pero esta vez me refiero a ésos)


Pues son una pequeña parte de este bosque donde os propongo entrar.
Puede que os intrigue. Que os guste. Que os entusiasme o que os asuste. No sé. No soy imparcial.
Los bosques son así, reflejo del gusto de quien se pasea en ellos, para perderse o encontrarse.

.... ¿Entramos en uno de los claros del bosque-sala de exposiciones?...


















 













A mí, a pesar de haber recorrido numerosísimas veces este bosque de fantasía, me sigue sorprendiendo lo que sale de los múltiples espejitos de mi caleidoscopio  y sus rotuladores de colorines. 

Pompita cariñosa para mi bohemia. :))
 .

martes, 15 de julio de 2014

Y así fue cómo...



Y así fue cómo llegaron a la isla desierta. Todas con su equipaje, sus bultos, su bagaje, herencias grabadas en los genes. Desafiando al tiempo.
Los vientos las llevaron. Fríos o cálidos. Furiosos o acariciantes.
Pero todos con fuerza, con ímpetu, con constancia, con tesón.
Remolinos juguetones o tornados sin piedad.
Y allí, lejos de todo, empezó la aventura.
Encontraron tierra firme y nutritiva, agua fresca y aire puro.
Lejos de la toxicidad humana, las semillas echaron sus raíces en la oscuridad acogedora de una tierra virgen y generosa.
Llegaron en tropel. Y pugnaron por el mejor sitio. Entre los riscos que les brindaban de noche su calor acumulado por el día. Cerca del riachuelo cantarín. En la arena misma, con los pies en el mar.
Todo hacía presagiar una vida plena, larga y apacible.

Y empezó la roca a verdear. Y estación tras estación, la vegetación se hizo más imponente, exuberante. Troncos invadiendo cualquier resquicio del terreno. Cobijos de insectos y pájaros. Ramas arpas de céfiros.
Las plantas más débiles se inclinaron, rindiendo pleitesía a la fuerza de la savia indómita.
Los árboles, más fuertes, avasallaron a los endebles, y al hacerse aún más poderosos honraron con agradecimiento sus restos, ofrendando frutos, respiración y su cantar al viento y al mar.

... Pero el último refugio, insignificante escollo perdido que ni aparecía en los mapas de los navegantes, resplandeció de tal forma que atrajo la avidez de los hombres.

Y fue el fin de los árboles...
Y cayó una noche espesa, negra, agobiante, irrespirable...


Pero de nuevo se levantó aire, exhalado por miles de gargantas.
Y así fue cómo, en un amanecer como otro cualquiera,
                      brotaron palabras de revolución... de evolución...

                                                          .https://www.youtube.com/watch?v=8cupwT-FxKE

" A LOS ÁRBOLES, CIUDADANOS!"

El cemento en las llanuras
corre hasta las montañas.
Veneno en las fuentes,
en nuestros campos.
De ciclones en ráfagas,
nuestra historia
hace agua.
Queda nuestro ideal:
"Presumir".


Comprar aire en lingote,
rellenar la báscula:
algunos petrodólares
a cambio de la existencia.
Desde el ecuador
hasta los polos,
este peso sobre nuestros hombros
de okupas efímeros
ahora ya no divierte.


Puesto que hay
que cambiar las cosas:
          ¡A los árboles, cuidadanos!

Ya va siendo hora
de proponer
un mundo para mañana:

¡A los árboles, cuidadanos!
Algunos tortazos que recibir:
ya no esperamos sentados

que la víspera sea mañana.
Algunos tortazos que devolver.
Hacer que se yerga
una armada de juncos.
¡Ya nadie de rodillas!
¡Pásalo!


Es cierto: la Tierra es redonda
pero ¿quién vendrá a decirnos
que lo es para todos?
Y ¿para los de mañana?...


Puesto que hay que
cambiar las cosas:
         ¡A los árboles, cuidadanos!
Ya va siendo hora
que se proponga
un mundo para mañana.
Puesto que hay que
cambiar las cosas:
        ¡A los árboles, cuidadanos!
Ya va siendo hora
que nos opongamos.
         ¡Un mundo para mañana!


Ya no queda tiempo
para saber de quién es la culpa,
ni de contar con la suerte
o con los demás:
Ahora peleamos.


Contigo, yo creo en ello.


Puesto que hay que
cambiar las cosas:
       ¡A los árboles, cuidadanos!
Ya va siendo hora
que se proponga
un mundo para mañana.


      Contigo, yo creo en ello.


Pompita para los amantes de los árboles
                    y en particular para dos mujeres especiales:

            maríajesús , "una mujer que planta árboles" de toda clase ;)


Clara, una mujer que con mimo y arte les da otra vida  ;)

martes, 8 de julio de 2014

Perdonen las molestias


 Esto se podría titular también... "Yo, robot"


No. Por mucho que me gusten, no pienso hablaros hoy ni del libro de Asimov ni de la peli con Will Smith.
Sino de otra cosa...

Imaginad que estáis en vuestra casa, tan tranquilamente, a solas con vuestro libro, música o película.
O en una reunión de amigos, tan animados, charlando
de vuestros temas favoritos.
Y llaman a la puerta.. O por teléfono.
Y para venderos lo que sea (que no os interesa ni lo más mínimo y encima sospechando que "la moto" que os quieren vender lleva bomba incorporada)
Y varias veces en pocas horas.
Y varias veces en un mismo mes.

Seguro que os ha pasado.
En vivo y en directo, en casa.
O en vuestro blog, vuestra otra casa de puertas y ventanitas abiertas.

Y es lo que me pasa desde hace un par de años.
Pero de forma ya muy agobiante desde hace unos meses.
Y por esta razón me decidí a poner filtros.
Sé que son incómodos (aunque no insalvables) para los que como yo tienen una vista añosa pero empezar cada día por la limpieza mandando a spam tropecientos mensajes... cansa.
Y termina cabreando.
Espero que lo entendáis.

Me encantan estos ratitos que paso con vosotros, gente con cerebro, sensibilidad y sentido del humor
y no me gusta tener que perder el tiempo con robots.

Demostradme que no lo sois ;)
Gracias. Y perdonad las molestias :))
.

martes, 1 de julio de 2014

Una chinita en el zapato

" ¿Qué aspecto adoptarás? ¿De qué color te pintarás las uñas esta vez?
Las anteriores eran feas, negras, como las púas de insignificantes erizos de mar que bailaban incordiosos hasta cortar el aliento.
Pero pude con ellos. Y sabes que podré contigo también.
Por eso te quedas quietecita en tu rincón hoy ¿verdad? Me tienes miedo y sabes que no estoy sola tampoco esta vez.
Y tú ¿vienes solo o acompañado?... Por cierto... ¿de dónde vienes?...
¿Qué hada madrina malvada te hizo "regalo especial" para mí?
¿Qué insano placer experimentas alimentándote en mi mesa, eligiendo los mejores manjares para transformarlos en alimañas vomitivas que amargan hasta el sabor de la hora del desayuno, picoteando sosamente sus más improvisados platos sin saborearlos?...
Sólo te pido un poco de consideración, de discreción, de silencio, de inmovilidad. Sobre todo de inmovilidad.
Poder olvidarme a ratos de tu presencia, de tu existencia.
Podrías largarte sin hacer ruido ¿no te parece? Algunas lo hacen: me lo han contado expertos que se regocijan hablándome del tema erre que erre. (Profesionales sin sensibilidad. Palabras sin sentimiento. Plagio sin sonrojo. Pulso sin sentido.)
Podrías también ahorrarte la pintura negra, violeta o verde con la cual apedreas mis manos con tu recurrente torpeza: lleva días su dorso con la prueba tatuada de tu cálculo perverso de maldad mineral que me aburre.
Ya veo que la frustrante dieta razonable no fue suficiente; y vuelves, empeñado en salpicar con tu bilis mis mejores momentos o mis proyectos de noches estrelladas o de días soleados y nubosos.
Pero ten cuidado: esta vez, no estoy con humor para aguantarte."     

(Luminosos y calurosos relámpagos naranjas y verdes cruzan la bóveda del circundante cielo color crema, traspasando invisiblemente la cortina azul marino con la cual arropó la contrastada tiritona, reteniendo el aliento, mientras una voz impersonal desgrana su discurso, lapidario como el ábaco de un robot de ciencia ficción averiado.)

"...Ni se te ocurra pensar en cambiar de continente: no te daré la posibilidad de elegir otras vías, emigrar e incordiar en otro lugar.
Te tengo vigilada, fotografiado, identificada, catalogado, localizada.
Sé donde te alojas: tengo quien me informa. (te has quedado petrificado... ¿te sorprende que sepa tanto de ti, verdad? ¡pero si salen tus múltiples retratos en una playa de guijarros en internet con el cartel de "Se busca"! jajaja...)
Eres insignificante... aunque tan molesta como una chinita en mi zapato u otra pequeña roca en mi camino...
Pero no podrás conmigo. ¡qué lo sepas!

El trato es el siguiente: o te quedas quietecito o atente a las consecuencias. Si me desoyes, no dudaré en rajarte, hacerte trizas o pulverizarte."
 ................................................
Pompita... sin más... y sin foto (salió turbia).

PSS... Espero no haberos asustado: he vuelto un poco peleona.
           Nada más. ;)   
         

.

martes, 3 de junio de 2014

Un paseo


Al entrar en el ascensor, le rodea un perfume a té verde: saluda a su vecina de rellano.
El portal con su olor a lejía.
Cincuenta pasos. Apetitoso aroma de panadería.
Sigue contando pasos hasta la frutería.
En la floristería han sacado fragancias a la acera.
Parada en el semáforo.
Vaharadas de colonia infantil luchan contra tubos de escape.
Cruza. Y sigue apuntando: madera, barniz. Pescado. Una radio desgrana melodía primaveral.
Al llegar al parque, un vientecillo cargado de mimosas y pájaros le acaricia la cara.
Se sienta en un banco. Papelera con envoltorios de bocadillos de chorizo y efluvios de alcohol. Recuerdos perrunos.
Se va. Desandando el recorrido. Compras.
El portal lo recibe con frescor a cristales limpios.
Sube escalones olorosos.
En el primero, cebolla frita. En el tercero, sardinas.
Al entrar en casa, un acogedor aroma a asado. Sonríe.
Deja barra de pan, fresas y ramo de rosas en la mesa.

Dobla el bastón blanco y lo cuelga del perchero.

- ¿Qué tal el paseo?...  ¡Oh! ¡Qué rosas! ¡Qué bonitas!
    Gracias, cariño. ¡Qué bien huelen!

- ¿Sabes a qué huele todo nuestro barrio? Ven. Te lo voy a contar.
    Es una historia muy larga: cierra los ojos...

********************************************
Pompita con perfume. 
.

martes, 27 de mayo de 2014

Limpieza



Llevaba años trabajando en ese sitio y sabía que tenía que enfrentarse a ellos periódicamente pero ya no la asustaban tanto como la primera vez.
Aquel día, a los pocos meses de empezar con su tarea allí, el susto fue mayúsculo, de infarto:
Ella estaba limpiando el escritorio y de repente salieron a montones: una horda de bichitos peludos y de varios colores, con pinta amenazadora y dientes afilados como de pequeños cocodrilos, haciéndole burla.
Salió ella despavorida y empapada en sudor frío, después de cerrar todas las ventanas y la puerta de la entrada tras sí.

Pero a la tercera o cuarta vez, no tan asustada, los miró fríamente a los ojos y usó el arma que tenía en la mano disparando un par de veces...
y funcionó.
Con lo cual, de modo preventivo y una vez por semana más o menos, repite el proceso.

Hoy, se limita a suspirar de frustración (le ha cogido afición a la caza) cuando el jefe le dice por enésima vez desde que se conocen:
- Por favor, Doris, no me limpie el ordenador con el limpiacristales:
  me hace estornudar.
Y ella le contesta:
- Será una alergia... o un virus.
Él, de buen humor, se ríe:
- Tengo un buen antivirus.
Y ella se encoge de hombros con una media sonrisa:
- Como quiera...

... Pero, en la sombra, unos bichos peludos y rechonchos también se ríen y siguen afilándose los colmillos, agazapados entre las teclas.

**************************************************
Pompita de limpieza periódica y obligada... más vale prevenir.
.

martes, 20 de mayo de 2014

Amanecer



Desde hace unas horas, el cielo se disuelve lentamente entre la noche y el día, hacia ese tenue momento que no es ni negro profundo ni azul luminoso sino de un gris rosado de estrellas apagadas, anaranjado indeciso o malva, indefinido, de segundos variantes y donde se recortan las siluetas oscuras del paisaje.
Ni un movimiento visible todavía en este instante breve en que la naturaleza entera parece suspendida, expectante. Ni un soplo de aire.
Un único mirlo tempranero releva a los ruiseñores cuyas notas líquidas han rebotado de rama en rama toda la noche.
Un frescor sin perfume todavía. El tiempo reteniendo su aliento.
Y de repente, las nubes se abrasan.
Amanece.


.

martes, 13 de mayo de 2014

Insomnio


Insomnio, insomnio, insomnio...
intento infusión ingerir
inoportuno insomnio
investigo indago

intento interpretar 
insomnio indeseado
incoherente insomne
inconsciencia inmensa
insomnio infructuoso
insípido insomnio

inapelable inestabilidad
ingrato intérprete
insomnio incompatible
insomnio
incontrolable
intento interrogante 
interpretación inquietante
instante incierto
incordioso incompatible
incapacidad inaguantable
infame insomnio
inquiero insania
inmediatez inabarcable

inconclusa inquietud.

Incongruencia insuperable, inconciliable...

* ** *** **** ***** ****** *******
Pompita insomne de incipiente luna llena e infinitas estrellas,
insoportable martes trece...
.

martes, 6 de mayo de 2014

A la tercera revista hojeada...


Hace poco, fui a la peluquería y esperando mi turno, me puse a hojear unas revistas... y me quedé asombrada de la cantidad de consejos de todo tipo enfocados a la "operación bikini".
Y también asombrada de lo que mucha gente es capaz de hacer a lo loco o de sufrir estoicamente para prescindir de esas leves redondeces que los años nos regalan, estas redondeces de satisfacción, tan dulces, tan enternecedoras, tan confortables, tan... redondas, tan... simpáticas. (simpáticas cuando se disimulan con arte debajo de las prendas de invierno, por supuesto.)

Y me recordó una canción de la genial Lynda Lemay que no me resisto a traeros hoy porque creo que las carcajadas también ayudan... si no a adelgazar, por lo menos a enfocar con buen humor cualquier problema pequeño o... gordo .

varada en mi salón,
embutida en mis medias de lana
hasta la doble papada,
estaba yo con el dilema:
"¿lo hago o no lo hago?"
Y hacía semanas
que me lo preguntaba.
Cuando se pasa de la treintena
hay que pasar a los actos.
Pero como una se encuentra fea,
se queda en casa.
Ya no cabía en mi ropa:
la última solución
era hacer el mono
delante del televisor...

Compré la cinta,
el famoso vídeo
con tres chicas perfectas
que bailan al mismo ritmo.
Fui a escondidas,
volví en coche,
surtida de toallas
y grandes botellas de agua.

Ya me veía
sobre los patines,
el pequeño top de licra
pegado a mi silueta,
ligera como una bailarina,
recta como una majorette,
con mi pantaloncito corto vaquero ,
mis rodilleras y mis dos coletas.

Pero al cabo de un cuarto de hora
de estar siguiendo su ejemplo,
diluida en mi sudor
y atenazada por los calambres,
tuve que admitir
que tenían mérito
las tres monas lolitas
y sus nalgas de granito.

Pero sin abandonar ni un ápice,
volví a cantar con más entusiasmo
el redundante estribillo
de su cruel canción:
"¡Vamos, 1,2,3,4
Vamos, un poco más alto!"
Las mejillas como tomates,
los pechos como gelatina,
ya me imaginaba
con el ombligo en las páginas
de los calendarios que se ven
en las paredes de los talleres:
musculosa como una atleta,
mojada como una sirena
con pequeñas gotitas
sobre mi bonito barrigoncito.

Después fue boca arriba
como tuve que estirarme.
Yo, que soñaba con descansar
me puse más bien contenta...
hasta oír las palabras
que no quería escuchar:
"Para los abdominales, hay que...
levantar las piernas"

Vibraba con un coche
en la parrilla de salida,
cuando de repente mis cortinas
me parecieron transparentes.
Estaba segura de que mis vecinos
me observaban riendo:
yo, jurando en hebreo
y escupiendo como un volcán.

Ya me imaginaba
tumbada en una camilla,
la cabeza bajo la sábana,
el pelo en la cremallera.
Y una línea en el periódico
diciendo que me habían encontrado
en posición fetal
al pie de mi tele...

Por supuesto, muy pronto,
mientras esas señoritas
seguían sonrientes
jugando a los saltamontes,
yo agonizaba en mi sofá,
en la mano un Seven Up.
Y creo que es eructando
como pulse el "stop".

Y mi preciosa cassette
descansa desde aquel día,
tumbada en una estantería
con unos LP.
Cuando empiezo a sentirme
apretada en mi ropa,
miradme como corro...
¡a comprar unas prendas más amplias!
.............................................

Pompita ligera para reírse un ratito.
(15 minutos de risa = 50 calorías menos... dicen. Os recomiendo combinar con dieta C.L.M. ¿La conocéis?... ;)

"¡Vamos, chic@s. 1,2,3,4. Vamos, un poco más alto!"
Y recordad también que...
"Para los abdominales... hay que levantar las piernas!"
.............................................

.

Con permiso...

... con permiso de Jara , cuelgo el cartel que cogí de su casa ;)



Pónganse cómodos y quizá vuestra paciencia será recompensada con una carcajada... doble.

Y la primera por comprobar una vez más mi "arte" a la hora de programar mis entradas.

La segunda aparecerá (espero) dentro de un ratito... A no ser que lo haya hecho ya... Dicen que "a la tercera va la vencida"...